domingo, 5 de julio de 2009

Mitos y Leyendas de Chimbote - Ancash


Aqui les dejo un aporte de la mitologia de Chimbote - Ancash, Literatura Peruana con proximacion a los niños, jovenes y adultos.
Hago mencion que no soy el autor , es una recopilacion de informacion de chimbotanos.


APORTE DE LA MITOLOGIA ANCASHINA A LA LITERATURA PERUANA

El alma de los pueblos es la tradición. La columna que sostiene la historia. La tradición oral o recibida “de oído”, procedente de informantes sin escritura, ha sido, es y será siempre no solo una aventura maravillosa, sino fuente de referencias que nos comunican los orígenes, estados del alma, creencias, pasiones, hechos, hábitos y personajes en mitos y leyendas, recogidos desde los cronistas hasta nuestros días.

 Es posible que en el camino del tiempo se han ido perdiendo, enriqueciendo o modificando no sólo los elementos primitivos que dieron “vida, alma y fuego” a estos “decires” sino que por la fuerza misma de la tradición se trasmite de boca en boca por la magia del lenguaje. En el ambiente ancashino, por eso agregados geológicos que presenta su suelo con una impresionante y sobrecogedor paisaje que va desde los 0 m. hasta los 6768 sobre el nivel del mar, con cumbres nevadas en la cordillera tropical más alta del mundo; y que porta el mayor número de los 32 climas diferentes que tiene el Perú entero, el hombre a tratado en todos los tiempos y lugares de encontrar una explicación valedera a sus raíces y a los seres que en su entorno configura su universo de extraordinarias sugerencias. Porque detrás de esa belleza telúrica existe la amenaza constante de cataclismos, desastres aluviones que si no ocasionan la muerte por lo menos provocan el disloque de sus vidas.

Por eso esta tierra será siempre un reto permanente para el poblador ancashino. La tradición oral es copiosa y abundante muy pegado a la religión y a la medicina, viene cargada de luz de siglos y enseñanzas que se trasmiten de generación en generación. Sin pretender llegar más lejos de lo que han llegado los sociólogos, etnólogos, antropólogos y lingüistas, en sus trabajos de campo, mi tarea, mi aporte, es más simple, más literal, menos científico, mi compromiso ha sido acercar al niño a beber de las aguas de nuestra tradición tan rica y expresiva.

Para una mejor orientación clasificamos los mitos y leyendas en:
1. Mitos cósmicos de origen de los seres y las cosas.
2. Mitos religiosos – Mitos de ídolos.
3. Mitozoos o mitos de animales.
4. Mitofitos o mitos de plantas.
5. Mitos y leyendas de ánimas.
6. Leyendas fantásticas, aparecidos y tesoros escondidos.
7. Mitos picarescos.
8. El diablo en la tradición ancashina.
9. Leyendas de bandidos.
10. Leyendas de amor.

I) LOS MITOS CÓSMICOS.- Explican el origen del hombre en el ámbito ancashino, la formación de las cordilleras, el nacimiento de las lagunas, del hombre, etc. Pertenecen a este grupo:
- El mito de los Huaris.- Los seres se forman del humo(primer elemento) Los Orkos (hombres) son gigantes con dientes grandes. Soplan los vientos y separan las cordilleras.
- El mito de los Chavines.- Los hombres salieron del centro de la tierra por el mismo hueco que dejo el Amaru al salir de ella(segundo elemento, eran gigantes colorados que al contacto con el aire se volvieron cobrizos, recios y valiente con su saliva fuerte juntaban y oraban piedras. Hicieron un castillo al Amaru que sufría de metamorfosis(Ver la piedra Raimondi).
- El mito de los Marañones.- Los hombre emplumados salieron del agua(tercer elemento) enemigos de los chavines por el Amaru que devoraba los hijos de los marañones. Creyeron dar muerte al Amaru; pero sólo lo empujaron dentro de la tierra es el que produce temblores y terremotos.
- La Laguna de Antococha.- Es una laguna de aguas encantadas color cobre de donde han brotado las collas que poblaron Recuay, de sangre minera que son fuertes y valientes porque han bebido el agua con metal y son mineros en cualquier parte del mundo.
- Los Apus o Dioses Andinos.- Que, antes vivieron en el llano compartiendo con el hombre penas y alegrías, que se fueron huyendo de los montes por la presencia del supay que aparece como un simple cachorrito. - El Arco Iris o “Turumanya”, que tiene muchas versiones.
- Una muchacha que se estaba lavando los pies y algo le escocia, busco bajo el agua y encontró una hebra y la ovillo. Luego tejió una trenza y la soltó y se formo el arco iris.
- El Illa o Hijo del rayo, Es un muchacho vivaz, que sirve de amuleto los pastores y ganaderos.
- La Achiquee o Achicay.- Es una de las leyendas ancashinas de valor universal con aproximación a Hansel y Grethel de la Literatura universal.
Tiene muchas versiones. Es una leyenda rica en elementos naturales y personajes, representa nuestro mestizaje.

Personajes principales:
La Achiquee, una vieja bruja malvada y hambrienta. Dos niños hermanitos, hombre y mujer.
1. Santiago Antúnez de Mayolo Ancash 1958.
2. Informante: Juan R. Méndez recogido en Recuay en 1947 por R. C. G.
3. Informante: Winoco Alzamora recogido en Huaraz en 1943 por R. C. G.
4. Informantes: Juan R. Méndez y conferencia del Dr. Luis A. Valenzuela en la creación de la Provincia de Recuay.
5. Recogido en Huaraz por R. C. G.
6. Diversas Versiones.
7. Diversas Versiones.

Personajes Secundarios.-
El padre viudo y la madrastra egoísta, los padres muy pobres, el Atoc o Zorro, el Añas o zorrillo, el tío Rucus o gavilán, el tío Huiscur o gallinazo, el tío Ucush o ratón, la tía Usha u oveja, San Jerónimo.

Situaciones Conflictivas.- Hay una gran hambruna en el pueblo.
Los niños son abandonados.
La bruja los encuentra y desea comer carne fresca y tierna, trata de cocinar a los niños quienes escapan milagrosamente.
Los niños huyen y son protegidos en su huida por cada uno de los personajes que los ocultan de la Achiquee. Reciben maldiciones de la bruja que se cumplen en el tiempo.
Suben al cielo a través de una soga que les envía San Jerónimo.
La vieja sube tras ellos, pero el ratoncito empieza a roer la soga.
La Achiquee viene cayendo desde arriba pidiendo a gritos caer solo a la pampa.
Desenlace.- Muerte de la bruja, que se desparramaba su cuerpo. Consecuencias.
- De sus huesos nacen las montañas, de sus alaridos nace el eco. Su sangre esparcida seca la hierba y se forma los arenales y desiertos.
De su carne que entra en descomposición que ni siquiera es aceptada por el gallinazo, nacen las enfermedades. Es de carácter trágico

II) LEYENDAS Y MITOS RELIGIOSOS.- En el encuentro de estas dos culturas: Hispánica e India, habidas en nuestro territorio después del descubrimiento de América, la religión Católica jugó un rol importantísimo que motivó cambios de costumbres, cultura y fe de los pueblos andinos de los que deviene, aparte de la sangre, nuestro mestizaje,; sin embargo se da en nuestro departamento un antimito religioso recogido por Argüedas. Este mito es un claro ejemplo de mixtificación o mito falso debido a una mala asimilación y ubicación de los personajes en el tiempo y la historia con errores fundamentales por falta de una buena aculturación. Se supone que alguien supo de oídas, sin mayor acercamiento al planteamiento de la Creación del mundo por Dios, y el rol de Jesucristo y de Virgen en la redención de los hombres, que juntó elementos como si dijéramos “traído de los cabellos” hasta llegar a nosotros. La fe del pueblo no sólo se manifiesta en la edificación de los templos, capillas y ermitas que se hacen en lugares señalados por los mismos santos anunciados en sueños a sus devotos, sino en la vida misma. El hombre conforma su conducta y sus sueños a sus devotos, sino en la vida misma. El hombre conforma su conducta y sus obras a la mirada de Dios y a la protección de la Virgen Maria y de los santos y les adjudica milagros y hechos portentosos.

Todos los pueblos ancashinos tienen hermosas tradiciones religiosas con respecto a sus santos patrones, algunas se parecen: - Venir enviados desde España por el Rey, destinados para un lugar y llegar cambiando a otro y no querer moverse de este. - Los santos protectores “están vivos” y defienden a su pueblo de manera especial: San Francisco y Santa Rosa defendieron con sus capas o mantas extendidas a Chiquian cuando la excursión de los montoneros diciendo: Echa mas bala, hijo, las balas rebotaban en las mantas de sus protectores.

La Virgen de Chiquiquirá de Caraz se apareció en el cerro Pan de Azúcar protegiendo al ejército Perú-Boliviano, en la época de Gamarra. La virgen fue reconocida por los soldados y le obsequiaron una pistola de oro. El señor de la soledad de Huaraz; es la imagen que mayor número de leyendas atesora: - Se dice que su cruz esta plantada en la boca del volcán de Rataquenua.

Que han querido llevárselo del lugar en varias ocasiones y él se ha resistido. Algunos aseguran que fue encontrado por unos campesinos en un lugar pantanoso que tuvieron que drenar para edificar su capilla. Otros dicen que el lugar era de azucenas y que el estaba dormido cuando lo encontraron. Hay otra leyenda que dice que desde España vinieron tres hermanos, el Señor de Luren de Ica, el Señor de Santa.
 1.- Mito de Adaneva a Incarri.
2.- Versión de maria Aldave Reyes.
3.- Versión de Alicia Sarmiento Villar. Catalina de Lima y el Señor de la Soledad de Huaraz, enviado por el rey. Pero mas llamativo y el que impacta mas es el que atribuye su origen a la manos misteriosas de dos ángeles. }
Hay una leyenda suicida, que le atribuyen al señor de la soledad.
Dice que después del terremoto de 1970 cuando se destruyó Huaraz, el señor viendo que su pueblo estaba en ruinas, se aventó al vacío desde su cruz diciendo:
 - Si mi pueblo ha desaparecido, pues yo también quiero acabarme con él.
Dicen que el señor se rompió los brazos y se desfiguró el rostro.

MITOS DE IDOLOS La llegada de los Españoles causó en el indio un gran impacto. En el coloniaje el indio recibió la primera evangelización. La enseñanza del catecismo y la adoctrinación de la fe católica unido a la destrucción de sus ídolos (extirpación de idolatrías) huacas adoratorias, cerros conopas, achachilas, etc. marcó en la vida del indígena una época de temor y desorientación, pero conservaba en lo intimo de sus corazones la tradición de sus mayores, retroalimentando su fe y su creencia en ellos, yendo en pos de sus ídolos escondidos para “servirles” por si acaso no resultara cierto todo aquello que escuchaban decir de la Doctrina cristiana, cuya concepción con sus grandes misterios y verdades reveladas no las comprendía fácilmente y sólo se quemaban en los ritos y ceremonias; de ahí tal vez el antimito recogido por Argüedas en vicos. Pertenecen a este grupo de leyendas muchas, siendo las principales:

EL IDOLO CATEQUILLA.- Dicen que en parte de su cuerpo era de oro, anunciaba a la gente lo que iba a suceder en el futuro, predijo muchas muertes, por eso era querido y temido, paso de pueblo en pueblo robado por sus devotos y servidores. Ocupo u lugar especial en el Coricancha y se hizo pasar por San Santiago. EL

IDOLO CAQUIVILCA.- Que era de muy mal carácter, sacaba a empellones y puntapiés a San Ildefonso, patrón de Recuay, porque ocupaba sus dominios y porque los tañidos de la campana de oro que tenia en el templo no lo dejaba dormir. Los devotos encontraban a los santos pálidos y temblorosos a la otra orilla del río, dando origen así a la construcción del nuevo pueblo de Recuay.

EL IDOLO PUMACAYAN.- Era un adoratorio dedicado al Dios Puma en la ciudad de Huaraz.
SAN SEBASTIÁN DE HUARAZ La Catedral de Huaraz está encargada al patrocinio de San Sebastián, Mártil del tiempo de dio clesiano. Su fiesta es el 20 de enero. A los huaralinos los recuaínos los decían: “los calatos” porque el santo patrón no lleva vestiduras completas como los otros santos, San Ildefonso de Recuay por ejemplo, vestido de arzobispo con mitra y cayado. Dicen que la primera imagen de San Sebastián que llegó a Huaraz, era de tamaño, natural, muy hermosa y hueca vaciada en yeso. Para su fiesta de mayordomos solían taponar los del cuerpo asaeteado del santo y como tenia la boca ligeramente abierta la llenaban de buen vino hasta la altura del cuello. Después de la misa Mayor se desatoraban los huecos y el vino salía a borbotones por las heridas perforadas y la gente bebía de “la sangre del patrón” hasta embriagarse. Esto era muy criticado. Cuando se rompió esta primera imagen que daba marco a una costumbres pagano-religiosa, de muy malas consecuencias, se mando pedir otra imagen. La que llegó era sólida y se colocó en la Catedral.

 LOS MITOZOOS O MITOS DE ANIMALES.- Es gigantesca la lista de leyendas en que los animales intervienen; sólo enumeraremos brevemente algunas:

EL TIO HUECHO Y EL ATOC(El zorzal y el zorro).- Es una leyenda picaresca emparentada con la fábula. Tiene muchas versiones. El zorro admira el canto del tío Huecho y se lo hace saber ¡Tío Huecho que bonito cantas quisiera cantar como tú!. El tío Huecho le dice que para el es fácil cantar porque tiene la boca como flauta. Ambos entran en convenio para que le cosa el hocico.

EL TORO Y LA VACA.- Con la llegada de los españoles el toro y la vaca fueron conquistados por los ancashinos y les hicieron dueños de las cumbres andinas, de las lagunas, de las chacras y campos. Hay muchísimas leyendas en que aparecen los toros como protagonistas: Los dos toros que vivían en cerros diferentes que se hicieron enemigos a causa del color. Uno era blanco y habitaba en la cordillera blanca; el otro era negro y vivía en la cordillera negra. Un día se pelearon, de la sangre del torito negro nacieron los volcanes con su fuego, de la sangre del torito blanco nació el arco iris.

TRES ANECDOTAS A principios del presente siglo, cuando Chimbote era un puerto solitario, sin vida nocturna, sujeto aún al aspecto típico de su medio ambiente, muchas anécdotas y la mayoría con reflejo fantasmal, se les corrían llenando de espanto o de sonrisa irónica, a los pobladores de antaño. Es así como muchísimos casos perduran en el recuerdo, al lado de un interrogante que realmente es imposible de comprender. Se han de narrar tres anécdotas, ocurridas en el Chimbote del ayer, precisamente, son las que menos difusión tiene; pero son hechos que reúnen toda la veracidad del caso, no solo por las fuentes obtenidas; sino por los testigos que aún superviven.

LA CASA DIABÓLICA Hasta hace menos de una década, con voz reposada y mirada firme narraba doña Isabel Morales un caso que, por lo prolongado del misterio, inclusive llego a disminuir el terror en la población de entonces; aunque en todo instante, imprimió respeto. El, aún personero de la comunidad de Indígenas, poseía una casa parte de adobes y parte de carrizos en la primera cuadra del jirón Carlos de los Heros, antes conocido como Huanchaquito. La particularidad de esta vivienda, era que nadie podía siquiera pasar una noche habitándola, porque las “desventuradas almas” jalaban la sabana y la frazada, movían el catre, carmaban, un bullicio infernal y en fin imposibilitaban conciliar el sueño. Esta vivienda como otras estaban destinadas para alquilar a los viajeros de la Sierra que, debido a la escasez de hoteles, tenía que ocuparla, para embarcarse después en vapor, rumbo al Callao. Todo hubiera sido normal, pero el estrecho hecho que ocurría en esa casa, se fue repitiendo durante varios años y no hubo persona que pudiera amanecer en la vivienda de doña Isabel Morales de ahí que los moradores, aunque con aire de respeto, optaron por no dar mayor importancia a la “Casa Endiablada”, como algunos la denominaron, sin embargo toda vez que alguien solicitaba en alquiler se le explicaba el misterio y así muchos no la ocuparon mientras que otras “valientes”, luego de la media noche, tenían que abandonar la casa, aunque sea en calzoncillos. Es que dormir se le hacia imposible. Cinco años continuo este raro hecho. La vivienda se hizo popular entre los viajeros y naturales; y según cierta vez narró Isabel Morales a don Francisco de Salas Gutiérrez Cárdenas gran versado en el Chimbote de otrora y dueño de una prodigiosa memoria, llego un día en que ya adolecía de firmeza para proponer el alquiler de la vivienda, por temor a que le dijeron que tenia un pacto con el diablo. Así transcurrió el tiempo; hasta que arribó un chino enjuto de carnes y un tanto silencioso; pero demostró ser dueño de si mismo. El oriental sin inconveniente, abandono las merced conductiva y no obstante a los antecedentes cargo sus maletas y se retiro a descansar con plena seguridad. En la población había expectativa tremenda por verlo salir “como bala de cañón”, en horas de noche, pero el resultado fue tan sorpresivo, que el chinito amaneció y no dijo ni chinimus.

EL CERRO DE LA CAJA En el trayecto de Chimbote a Santa por la carretera panamericana antigua, existe un trecho que se conoce como la "Cuesta de Santa", que al descenderlo hacia la derecha se observa el cerro denominado "De la caja", toma este nombre porque ante el silencio profundo del ambiente, se oía dentro del cerro el sonar de la caja o tinya (Instrumento Inca), pero conforme se acercaba un o a la base del cerro dejaba este de tocar. Este fenómeno casi no se nota, jamás fue estudiado científicamente; pero los nativos u oriundos de la Caleta de Coishco, nos manifiestan que las collas del Inca fueron enterrados en dicho cerro para evitar que cayesen en manos de los conquistador españoles. Bien podría ser uno de los conductos del gigante volcán dormido.

(CHIMBOTE-SANTA) EL ADIOS DE UN ALMA EN PENA El reloj marcaba las tres de la madrugada de una noche sin luna. En la quietud el impacto de grandes piedras y tablones sobre los frágiles canalones que se rompían, y al golpear la puerta de madera con inusitada violencia quebraron el silencio, y el temor se apoderó de la familia que habitaba la vivienda en pena. Víctor atinó a llamar por teléfono a la policía, a sus familiares, a sus vecinos; los que saliendo a la calle no encontraron a nadie. La puerta se encontraba intacta y los canalones sin daño alguno. ¿Qué fue de aquellos ruidos tan dantescos? - Se preguntaban sorprendidos - ¡Creíamos que eran ladrones! ¡pero nada!. Ni siquiera un parroquiano borracho pudo decir lo último y justificar lo que todos habíamos oído. Ya con los primeros rayos del alba nos enterábamos que el antiguo dueño de la casa que habitábamos, había espirado en la misma hora de nuestro miedo.

(CHIMBOTE) LA MUJER QUE COMPRO SU MARIDO Se cuenta que en el año 1,946 se presentó ante el Secretario del Consejo Provincial, una hermosa porteña que quería contraer matrimonio civil, fijada la fecha y la hora, en plena ceremonia hizo acto de presencia una mujer con su hija tratando de impedir el acto amparada en la partida de Matrimonio que exhibía. La contrayente ni corta ni perezosa llevó a la mujer a un extremo de la Casa Municipal y le extendió un cheque por 250 mil soles de entonces, que fue aceptado. El secretario no quiso continuar la ceremonia exclamando la mujer que no se preocupara que ella firmaría como testigo, autorizando el Alcalde la compra del marido por la mujer adinerada.

(CHIMBOTE) INAUGURACION DEL PROSTIBULO LA ROSADA Por el año de 1,945 el magnate de los burdeles, Germán Farro García, natural de Nazca, inició gestiones ante el Consejo Provincial, logrando la autorización del Alcalde de entonces, para la instalación de un burdel en la cuarta cuadra del Jr. Olaya construido de caña de guayaquil y adobe, denominándosele la "Casa Rosada". El día de la inauguración, tres orquestas amenizaban el ambiente que se veía abarrotado de público; a la derecha estaba la cantina, a la izquierda el gran Salón de baile, al fondo los músicos, ambos lados se había acondicionado butacas. Con la llegada de la comitiva oficial la orquesta dejó de tocar, el alcalde adelante, luego los notables de entonces con sus esposas; las prostitutas venidas de otros lugares exhibían hermosos vestidos; continuada la fiesta se sirvió unas ruedas de un licor especial que a las dos horas empezó a sufrir un efecto estimulante, que entre la media luz, no se podía diferenciar una de otra, el licor las había nivelado a todas. Después construirían "LA BLANCA", muy cerca de esta en la cuadra siguiente regentada por una mujer. Ante los sucesivos escándalos y crímenes lo trasladan a la Av. Meiggs con el nombre de “MICKY MOUSE”, de allí pasaría frente al trapecio, pero con el crecimiento de esta urbanización, es trasladada a la zona de “Tres Cabezas”, donde actualmente funciona.

(CHIMBOTE) LAS GAMUSINAS Según el diccionario significa animal imaginario. Transcurría los años de 1930, los jóvenes de aquel entonces bromistas y alegres, como los de toda época, edad en que las preocupaciones son mínimas, solían realizar excursiones hacia el monte, a la altura del actual José Balta zona de por si bastante retirada de la población; estos para amenizar dichos paseos, conseguíanse amigos recién afincados en la Caleta y los animaban a que los acompañasen a la “Casa de las Gamusinas”, que ellos mismos no conocían. Ya en pleno monte les solicitaban que se colocaran en el centro de su saco abierto, mientras ellos se iban distribuyendo a sus alrededores tocando latas vacías al mismo tiempo que se iban distanciando hasta dejarlo completamente solo. El sonido según ellos para llamar a las “Gamusinas” y el saco para atraparlas. El tiempo proseguía su inexorable marcha, el sol perdíase por el horizonte y la oscuridad empezaba a rondar con su tenue manto, éste perdido, solo y sin gamusina alguna, recién comprendía la pesada broma que le habían ocasionado sus nuevos amigos.

(CHIMBOTE) EL AHOGADO Narran los primeros pobladores que cierta vez salió de pescar un Padre con sus dos menores hijos, adentrándose muy cerca de la cueva “de las brujas”; contraídos en la faena no se dieron cuenta que el atardecer cubría con su manto nocturno la bahía, empezaron a remar cuan rápido les permitían sus energías, entre las sombras se levantó una sombra como un fantasma que rápidamente jaló a uno de ellos perdiéndose entre las aguas. A partir de esa fecha nadie se atrevía a salir a pasear menos a pescar de noche porque se oía el gemido lastimero del ahogado pidiendo auxilio “... Auxilioooooo ... me aaaahogooooo “. Esta leyenda fue convirtiéndose en terror de los grandes y pequeños, el que llegada la tarde se encerraban en sus chozas de caña y esteras, permaneciendo la caleta desierta y en sepulcral silencio.

(SAMANCO) EL PUERTO DE SANTA Y LA SEMANA SANTA Narran los nativos del distrito de Santa, hubo que su población fue muy floreciente en los primeros tiempos; contaban con un puerto principal y un muelle de embarque, así como un templo erigido al señor. Relatan que en semana santa, al sacar en procesión a las vírgenes por las calles antiguas de esa ciudad, se veía salir al señor en ondas acompañado de una gran multitud que le siguen con velas prendidas hasta el puerto, llegando ha estar sobre el mar, siendo aquí también el lugar donde termina la visión que para muchos es verdad.

(SANTA) LA PRINCESA Y LAS VEITICINCO TINAJAS DE CHICHA En las faldas del cerro de arena, sobre el que se asienta el pueblo joven San Pedro, existe una dacha que en sus buenos tiempos debió ser muy importante, pero en la actualidad yace bastante descuidada. Corría el año de 1962, una conocida compañía constructora realiza trabajos de excavación el obrero que manipulaba el tractor entre sorprendido exclamó ¡una momia¡ ¡Oro!, ¡Oro!, ¡Oro! ...! ... en contados segundos la aglomeración de los curiosos era mayúscula ... entre lo que parecía un cajón relucían varias piezas de dorado metal y junto a el una que en su cuello brillaba un fastidioso collar de oro y piedras preciosas, mientras que el ropaje era de una finura sin igual. Alguien de los presentes notó que no muy lejos, 25 tinajas de chicha de tiempos inmemoriales esperaban ya convertidos en rica miel, rompiesen su encantamiento desde siglos. El destino del collar de Oro, nadie sabe; los que fueron remunerados de ves en cuando se acuerdan; por la dacha aún espera! Su virginidad no ha sido totalmente mancillada! ¿Qué misterios en su vientre todavía encierra?

(CHIMBOTE) LOS NACIMIENTOS Y EL ORIN DEL NIÑO Aún retengo en mis retinas, como mi madre desde muy tempranas horas y con varios días de anticipación empezaba a armar el nacimiento en alguno de los ángulos de la espaciosa sala; las achupallas moldeaban los cerros, y las champas formaban las lagunas y el río. El día 24 de Diciembre, preparaba el “ORIN DEL NIÑO”, hervía la uva verde con el agua, algo de canela y pisco para darle sabor, y la azúcar. A las doce de la noche impacientes esperábamos la aparición del “Borracho”, Leyton, disfrazado de anciano con su enorme joroba de la mano de su “VIEJA” Hilanco, encabezando ambos una comparsa de indios y pallas, danzando al compás de una Caja Roncadora, cantando “Ya nació el niño Manuelito, ya nació Belén, ya venimos a Adorarlo ...” . La gente se aglomeraba porque era todo un espectáculo que ya no se observaba; se les atendía luego con su taza de chocolate y panetón de linares, continuarían con la chicha de jora y el esperado “Orín del niño que mucho les gustaba”.

(PALLASCA) LA CHICHA SÍSMICA Preparada por los esposos Arturo billón y Sefarina Vergara, de grata recordación como secretaria del Monseñor Carlos Santiago Burke; luego el sismo de 1970 se reunían a su domicilio los “Huachestafers”, para levantar el espíritu y entre conversaciones fueron convirtiéndolas en toda una “Institución Líquida”, chicha yungaína a base de jora, chancaca, habas, quinua y quiwicha, lucía como un ponche.

 (YUNGAY) LA LLORONA DE COISHCO Se cuenta que en Coishco, había una mujer muy humilde, la cual tuvo un hijo, pero su padre no la quiso aceptar con el niño, ella suplicó su perdón y vio la manera de que su padre la perdonara, pero su padre por no dejar de la lado su orgullo, decidió darle fin a la criatura, pero como ésta se oponía y estaba dispuesta a cualquier cosa para que no le pasara nada a su hijo, su padre no tuvo compasión, ni tuvo otra solución que acabar con la vida de ambos, desde aquel día el alma de aquella muchacha no puede descansar en paz, es por eso que cada cierto tiempo baja desde los cerros en busca de su hijo, dicen que su apariencia es, gringa, alta y muy bonita (moradores que la han visto), este personaje recorre las calles de Coishco, esto es como a las doce de la media noche, y empieza a llorar desconsoladamente es así como va llorando y pasa muy cerca de las casas, su llanto es insistente como para que la auxilien, pero si alguien sale o abre su puerta, este desaparece instantáneamente y se lleva su víctima. Los moradores de este lugar están apercibidos de esto tales así que cada vez que la llorona pasa, no le abren la puerta.

(COISHCO) PLACER SIN BARRERAS Se cuenta en la ciudad de Casma, que hace mucho tiempo existió un pareja de jóvenes, los cuales se querían mucho. Estos eran enamorados, la pareja era muy feliz, cada fin de semana solían pasear por las playas de dicho lugar, tanto cariño sentían el uno al otro que el joven propuso que la señorita sea su novia, para esto se hizo una reunión en la casa de la joven y fue así como se cumplió sus sueños, ellos estaban felices, pero al comprometerse para novios, su fin era el matrimonio ya que este era el sueño mas grande y era el día que esperaban con ansias, los días pasaron y así también los meses, hasta que todo estuvo listo para el gran día “LA BODA”, estaban a punto de realizar su mas grande sueño, sucedió lo que jamás pensaron ni lo planearon, la joven se encontraba muy emocionada seleccionando los últimos detalles para que todo quede perfecto, y en esto se suscito un escándalo, ya que la policía perseguía a un delincuente fueron muchas balas perdidas de parte de los policías y del fugitivo, que una hirió de muerte a la dulce soñadora, la noticia llegó pronto a oídos del joven a quien ella amaba, éste al recibir la noticia no pudo contener el llanto al ver que sus sueños, cuando ya se realizaban, se derrumbó, esto el mismo no lo podía creer y en su mente, no lo podía aceptar, fue así cuando termino el sepelio de la joven; el joven desesperado, fue al sepulcro de su amada y la tomó por mujer, sin tener en cuenta que era absurdo su comportamiento, es por ellos que a los de Casma les llaman “Come muertos”.

(CASMA) EL OSO Y SU OJO DE PASIÓN Este personaje muy conocido por el año 1940 a 1945, nos visitaba cada mañana trayéndonos el pan “Mercantil”, y sus ricos dulces que su valía contenía, preparados por el panadero ARROLLO DEL PUEBLO LIBRE. Cuando aún contaba con unos meses de vida este personaje luego de verme le dijo a mi madre “Pásele huevo, porque tengo ojo de pasión muy fuerte”, a los pocos días caí con fiebre alta y diarrea, ni el huevo podía curarme, por lo que mis padres optaron por llevarme a Trujillo, donde el Doctor Holquín Pinillos logró salvarme la vida; ¿Será cierto el poder del ojo?

(CHIMBOTE) SAL SI PUEDES Y AQUI ME QUEDO En el barrio de “El Acero”, muy mentado por entonces antes del gigantesco incendio del año 1957, entre los arenales se exhibía una serie de ranchos miserables, nidos de adulterios, crímenes y tragedias; por esos años existían unas picanterías con nombres muy singulares, como; “Sal si puedes”, “Aquí me quedo”, y en verdad dice que era muy difícil salir de ese laberinto de esteras. Por entonces llegaron unos Alemanes a visitar Siderperú y lo primero que pidieron era conocer el famoso “barrio de Acero”, creyendo que estaba construido de ese material, pero grande fue su decepción que lo pantetizaron con la frase ¡De Acero! será ¡Barrio de cochinada!.

(CHIMBOTE) EL LATIGO DEL ZORRO Y EL FANTASMA Cuentan nuestros mayores que en Chimbote existió un Atleta excepcional, que solía disfrazarse íntegramente de negro el que con un látigo en la mano se presentaba en horas de la noche, por la avenida Gálvez, a la altura de las antiguas casas del ferrocarril donde hoy existen un Supermercado Cooperativo. Grande era el temor de la población, en especial de los viajeros que llegaban del interior del departamento en horas de la madrugada y tenían que atravesar dicha calle; cuando menos pensaban aparecía por el aire saltando las vetustas tapias del “MURO DE LA VERGÜENZA”, propiciándoles tal golpiza, era diestro con el látigo, mas el terror que paralizaba, no les permitía defenderse, luego consumado el atropello se esfumaba como el viento, tal como llegaba. Lo del fantasma llegó a crear tal psicosis colectiva que muy pocos se atrevían a salir de noche por no encontrarse con tal misterioso personaje. Un grupo de Chimboteros “Valientes”; empezaron a reunirse por las noches con la intención de capturarlo; hasta que un día le vieron aparecer por la parte Norte del pueblo, a la altura del puente “Gálvez”, donde se ubicaba el cementerio antiguo; convertido en una mancha blanca, semejaba un fantasma; los pelos se les erizaron de pánico, sobreponiéndose al terror y armándose de valor, corrieron hacia el bulto que venía saltando y gritando. Dándole tal golpiza que sino se identifica, allí mismo lo dejan cadáver. El resultado fue que el fantasma era un amigo de ellos “que fue por lana y salió trasquilado”.

(CHIMBOTE) MEMORIAS DE UN CAMPANERO Ya la tarde quería ser noche y se estiraba con pereza sobre el cielo gris-pardo de Chimbote. Un tibio rumor de pasos perdidos flotaba en la amplias, pero descuidadas calles del pueblo joven de Miramar Alto. ¡Don pedro, Son casi las seis de la tarde, venga a comer antes de irse a su trabajo! Se escucho casi gritar a la robusta Doña Rosa, que puso énfasis al agregar ¡Apúrese que sirvo la mesa en menos tiempo que el rezo Ave maría! Estas últimas palabras dichas por la dueña de la pensión, dejaron a Pedro como clavados sobre el piso. Luego de unos minutos reaccionó como si un resorte se hubiera roto dentro de su pecho y hubiera saltado con fuerza golpeándole en el cerebro, y grito: - ¡La Hora del Ángelus! - ¿La hora de que, don Pedro? - N... o, nada doña Rosita, na... nada, nada; Y soliloquiando pensativo continuó: ¡El Ángelus! Tantos años y no me acordaba, pero, ahora y en ésta época ¿Quién sabe, quién recuerda o a quien importa rezar el Ángelus? Y como un aleteo de vibrantes y sonoras cuerdas, se golpearon en su mente, muchos recuerdos de horas iguales de su niñez. Sobre todo uno se hizo presente con mayor nitidez, y era como allá en su tierra Natal enclavada en el corazón del hermoso Callejón de Huaylas, donde inmensamente azul, y su clima al igual que sus gentes. Acogedores, llamada por eso el libertador don Simón Bolívar: “La muy generosa de Huaraz”. Recordó como al medio día o al caer la tarde, las campanas de las cuatro parroquias y de la catedral sonaban juntas y al mismo tiempo, como si una gigantesca las tañeras con una religiosa puntualidad y armonía, anunciando al pueblo creyente la Hora del Ángelus haciendo que el mas incrédulo se persignara a musitara tal vez alguna incomprensible oración. Recordó con nostalgia, como a veces tuvo que suspender, sus mayores suspendían sus amenas charlas o labores, para unirse todos en una mística comunión con el tiempo y la oración. Sonrió cuando recordó su primera ilusión de niño: Tocar alguna vez las tres campanadas de las altas torres de la iglesia de su barrio, y con cierto arrepentimiento recordó cómo envidiaba al Sacristán de su parroquia: Un señor Gordinflón, de cabellos canos y abundantes e feos bigotes negros, que el látigo en mano corría los traviesos, chiquillos que acolitar la misa querían y, muchos mas. Si trataban de robar las velas o cirios a medio arder, que las devotas gentes del campo encendían muy de mañana en el Altar mayor del Cristo Crucificado del templo “La Soledad”. “Amén” le decían al Sacristán, en son de cariño o burla talvez, pues la mayoría ignoraba que su nombre era Lorenzo. Lo llamaban así porque siempre contestaba a los requerimientos propios de la Liturgia, con un sonoro ¡amén! única palabra que aprendió del latín, idioma oficial de los ritos católicos de entonces. La imagen de este singular personaje, se hizo mas presente en la mente de Pedro cuando lo recordó como trepado sobre las altas escaleras de eucalipto, tocaba las campanas con tal unión y devoción que padecía fundirse con ellas y la torre, en una sola y pura trinidad, como aquella santísima trinidad, que el viejo señor cura Antunez explicaba los domingos luego de la misa de diez, en las clases de catecismo, que siempre terminaban con la distribución de caramelos, “estampitas” y ticket de asistencia que valían para un sorteo de juguetes en las Pascuas de Navidad y Año Nuevo, sorteos que nunca llegaban. Una mezcla de alegría y tristeza se dibujó en su pálido rostro de impenitente bohemio cuando recordó cuantas suplicas y perseverantes estarse junto al campanario le costó realizar su mas caro anhelo. Una de esas tardes se quedo mirando las altas torres sentado sobre la redonda pileta de granito, donde el señor cura bendecía agua en gran cantidad en el mes de los difuntos. Y no se dio cuenta que ya cerraba la noche, sólo reaccionó al ver acercarse hacia él la temida figura del Sacristán, quien con voz socarrona le dijo: - Oye chiquillo del cuerno ¿Tú no tienes casa? Te veo día y noche junto al campanario, ¿Ah? - No señor Amén - balbució Pedro. - ¿Quéee ??!!- trono; y sus bigotes de murciélago de Iglesia vibraron amenazadores.

(HUARAZ) EL FANTASMA DE LA CAPA NEGRA Corría el año 1944. Chimbote todavía registraba muchas áreas desoladas, escasas viviendas y quietud plena, aunque sí estaba preñado de anécdotas fantasmales. Por inmediaciones de la campiña, existían muchas zonas desérticas, y en casi toda el área suburbana, no había circulación vehicular. Fue en un amanecer primaveral – 22 de noviembre – fue al término de una fiesta familiar en el km. 3 ½, uno de los autores de este libro, en compañía de su hermana mayor, venían siguiendo la trayectoria de la línea férrea, cuando frente al cerro de la cruz Dos de mayo, hoy reservorio de agua potable, divisaran pasar, un extraño ser con capa negra. La sangre de ambos pareció coagularse, y sólo miraron con los ojos desorbitados. Por fortuna, unos matorrales sirvieron de defensa a la pareja y desde ahí, durante unos veinte minutos, pudieron apreciar el “espectáculo”; estaba vestido de riguroso negro, era alto con rostro difícil de distinguírsele. La inmensa capa que portaba ofrecía dificultad para verle los pies, a pesar de que saltaba con movimientos ondulantes, jadeado con el viento primaveral. Le diré que su abuelita Irma, cuando fue mi novia, era tan linda que sus ojos lloraban perlas finísimas en vez de lágrimas cada vez que yo marchaba a la pesca en mi barca. Le contaré también que conocí a un apuesto pescador que apellidaba Sireno, que en las noches le gustaba ir al mar en la búsqueda de corvinillas y dicen que el pobre fue embrujado con el canto de una modesta pero frágil lornita de escamas de plata... que enloquecen con su dulce canto a los viejos lobos del mar. Le narraré que las bellísimas mariposas de las praderas son muy celosas y coquetas y que cambian a diario sus delicados ropajes para mejor competir en brillo y colores con el plumaje vistosos de los pajarillos y las florecillas del campo. Les diré que en la épocas arcaicas existieron elefantes enanos que usaban trompas para llamar a los niños a la mesa; le afirmaré que todas las campanas guardan en sus abultados vientres las siete voces del viento... le inventare que tengo un castillo en los alrededores de la luna con tres mil trescientos treinta y tres habitaciones donde moran igual numero de angelitos – niños, llenan de galletas, caramelo y chocolates y otros para todos los niños.

(CHIMBOTE) SUEÑOS DE UN PESCADOR ABUELO Gracias a mi hija Rosario me nació una nueva nietecita, el hecho estoy seguro que colmará de alegría y alboroto mi hogar, que a decir verdad ya resulta pequeñas para abrigarnos a todos... ¿Qué como la llamarán?.. Aún no lo sé!... Tal vez Jazmín, Daniela, Rosita, Margarita, Madre Selva o Azucena? Ah, claro, no soportaría que le pongan nombres gringos. Mi nieta recién llegada tiene dos ojos claros, como estos días primaverales, diáfanos de luz y colores. Siento eso sí, que con esa nueva vida que llega se va mi propia vida ¡Pero soy feliz!... porque gracias a la llegada de mis nietos he podido descifrar los enigmas de la reencarnación... Mi sangre ya cabalgada en su sangre... son millones de quijotes galopando en cada una de sus arterias, en cada vena. Inventare mil historias y odiseas para narrarle a mi nieta. Le contaré por ejemplo que cuando era joven tuve un caballo dorado, su noble cabeza y de frondosa cola reverberaban al sol del medio día, como si fueran hecho de oro puro. Le hablaré de todo, de artes, poesías, hasta de ideales...¿Porqué? le diré por ejemplo que los sueños e ideales son propios de la especie carroñas no sueñan porque no tienen ideales. Lo contrario y por ello pasan todo el año amasando miel, la que consumen con orden según sus necesidades y sueños siempre con el afán perenne de hacer las cosas bien, polinizando para que las plantas den mejores frutos. Le diré lo importante que es la disciplina y a la auto disciplina en la conducción de las personas que generalmente es fruto de una correcta educación, como por ejemplo los ríos que nacen en la turbulencia de las cumbres borrascas y bajan a la llanura con violencia irracional haciendo muertos por doquier, pero al final mueren sin gloria absorbidos por el mar, porque sus aguas no recibieron un uso correcto mediante la educación... y cuando me cansé de hablar le pediré prestada su voz cantarina a una cascada y estoy seguro de que mi nieta aceptará la moraleja de mi fábula cuando sentencie que los caracoles son más sabios que los hombres porque todos llevan sus casas a cuestas por donde van. Luego de mediar un buen rato, llevaré a mi nieta de la mano y escribiremos por todas partes, aún sobre la arena “QUE EL AMOR ES LA RAZON DE MI VIDA” y después que descienda el día sobre mis hombros y sienta que mi sombra está cansada me adormilaré recostado a un árbol y cuado me pase un minuto que tendrá el valor y a dimensión de la eternidad.

(CHIMBOTE) EL CENTENARIO DE JIMBE El 13 de Octubre de 1986, con motivo de la celebración del centenario de su creación política bajo la presencia de su alcalde, profesor Wilfredo Gambini Escudero, y la coordinación de INC provincial de Chimbote, se realizaron una serie de actividades que con el aporte de todos los jimbeños, alcanzó gran resonancia nacional. Jimbe obtuvo en 1966 la “LAMPA DE PLATA” de cooperación popular que le fuera entregado en palacio de gobierno por el Arq. Belaunde Terry. Destacó el gran concurso de marinera y de danza folklórica, la serenata a Cáceres del Perú denominado así en homenaje al “Brujo” de los Andes; la competencias deportivas, el recital de música y poesía a cargo de los grupos Mar, Inc, creación Perú, Isla blanca, etc; se noto gran concurrencia de jimbeños de diferentes lugares del país, autoridades del gobierno, entre otras personalidades. (JIMBE) URBANIZACIÓN “21 DE ABRIL” A las 24 semanas del siniestro del Barrio del Acero, el gobierno del Presidente Manuel Prado de acuerdo a un plan integral, empezó resolver el gravísimo problema de la vivienda de las 1028 personas damnificadas, creando la urbanización “21 de abril”, denominado así por haber colocado la primera piedra el ex mandatario, esa fecha de su cumpleaños; el proyecto de la urbanización y servicios costo s/. 9´000,000.00 excluyendo el valor de as obras eléctricas y de viviendas. Se proyectó 1416 casas repartidas en 3 unidades residenciales sobre una superficie de 50.90 hectáreas en el ex terreno del aeropuerto de Chimbote; también fue proyectado un centro cívico que no llegó a cumplir su cometido pero sí se suscribió el convenio para el traslado de muchas familias afectadas por la desgracia, hasta que años después la junta nacional de vivienda cambió la fisonomía del trágico barrio, convirtiéndole en urbanización “El Acero” y desde hace 11 años el “21 de abril” que empezó en el sistema de ayuda mutua ha seguido su crecimiento acelerado hasta la actual zona”B” que hoy con jardines domiciliarios va transformándose cada vez mejor.

(CHIMBOTE) LEYENDAS Y ANECDOTAS DEL FOLKLORE CHIMBOTANO Un 22 de agosto de 1846, el antropólogo inglés William Jhon Thomas, publicó una carta en el periódico “Ateneo” de Londres, designado el vocablo “folklore” como el “Sector de Estudio” de las antigüedades y de la arqueología que abarca todo lo relativo a las antiguas prácticas y costumbres, a las naciones, creencias, tradiciones, supersticiones y prejuicios del pueblo común. En el segundo congreso internacional del folklore realizado e Bs. As. El año de 1960, el delegado de Brasil Helio Demante, propuso designar el 22 de agosto como “el día mundial del folklore”. Leyenda: Según el diccionario significa relación de sucesos tradicionales o maravillosos. Folklore: Uno de los más ricos y variados del país; música y danzas, cada pueblo festeja con popular colorido la fiesta de su santo patrón, su artesanía en representativo, se cuenta con el centro artesanal de Taricá. Existen platos típicos regionales, como el picante de cuy, las humitas de chochoca, el caldo de jeta, ceviche o sudadito de pescado, entre otros.

(CHIMBOTE) LA GUERRA CON CHILE EN CASMA En Casma se formó un comité para tratar con las autoridades chilenas, el comité estaba formado por caballeros del lugar y lo componían los Señores Mariano Lomparte (hacendado de Tabón), Agustín Mejía (hacendado de Máqna), los hermanos Agustín y Andrés López (hacendados de Buenavista) y don Antonio Herrera (hacendado de Sechín). Bajo la dirección de los chilenos el comité fue obligado hacer empedrar las calles de la cuidad, no logrando sino parte...”José Ramos Arnao testimonio oral de una sobreviviente”. El complejo Arqueológico de Sechín fue descubierto para la ciencia Arqueológica el 10 de julio de 1937, por el Dc. Julio C. Tello, guiado por el lugareño Víctor Dueñas en el antiguo lugar conocido como la huaca del “Indio Bravo”. El año 1984 se inauguró el museo regional “Max Hule” bajo la dirección del Arq. Lorenzo Samaniego Román.

(CASMA) ANCASH Y SUS PROVINCIAS RECUAY: “Puerta de entrada al valle del Santa”. Provincia creada por Decreto Ley N° 11171 del 30 de septiembre de 1949. Según el investigador huarasino Guillermo Guzmán, la palabra Recuay proviene de una variante de la frase “PUCURAC HUASI” que significa, pucurac hondonada y huasi casa, etimológicamente, casa en la hondonada. Otros manifiestan que pueden derivarse de “Ricay” hombre del cacique choquericay, el que mira. CARHUAZ: Creada por ley N° 7951 del 14 de diciembre de 1934 durante la presidencia del Mariscal Oscar R. Benavides. Carhuaz viene de Carhuash color amarillo por su abundancia de planta de retama que crece espontáneamente y sus flores son de color amarillo que se usa en dolencias del corazón, “esa hija rubia del sol que es fruto de sus lágrimas, según la leyenda del maíz”. HUAYLAS: Ubicado a los pies del nevado Huandoy, antiguo nombre del departamento, la mayoría de sus distritos fueron creados por la administración del libertador Simón Bolívar en 1825. “En época incaica, Cápac Yupanqui fue quien integró a los Huaylas al gobierno de su hermano Inca Pachacutec. SECHIN O LA HUACA DEL INDIO BRAVO “Así sobre las erguidas estelas de Sechín levanta su invisible estandarte la guerra una de las grandes instituciones sociales andinas, quizás la más arcaica. Sechín representa la apoteosis de esta institución. Ella necesitaba un Señor de señores, hacia quien se encamina probablemente el doble cortejo. El impartía dirección concedía los despojos y los honores: mujeres, tierras, galas, etc. La guerra necesita de armas. Allí están visibles. Son armas de choque la degollación ritual la efectuaron probablemente sacerdotes, la representación sólo muestra tiempo. La brillante parada militar” (guía de Sechín).

(CASMA) TRAYECTORIA DE CHIMBOTE POR LOS AÑOS 59 EN ADELANTE Hace muchos años atrás mas ó menos en el año 59, el nombre de Chimbote no era este sino que se llamaba “Sinbote”, con el transcurso del tiempo, y por el mismo desarrollo pesquero, obtuvo el nombre con el cual hoy lo conocemos como “Chimbote”. La realidad de este pueblito en ese entonces era muy distinta a la que vivimos hoy (actualmente), su estructura, sus calles, sus viviendas, eran propias de un puerto pesquero, en esta época Chimbote producía mucho pescado, ya que el pescado se encontraba muy cerca de éste, su ubicación era en la Isla Blanca, por esa zona se encontraba, para ese entonces, el agua de nuestro puerto era limpia y no contaminada, la gente acudía a bañarse sin riesgo de contaminación. En cuanto a sus viviendas eran sencillas, las viviendas que se encontraban ubicadas donde hoy es la plaza de Armas y el centro de Chimbote, eran de adobe las vivienda de los alrededores de estos eran mayormente de esteras y luego de estas habían muchas chacras.

(CHIMBOTE) LA HUACA DE SAN PEDRO Cuentan, las personas que vivieron cerca de este lugar que pudieron escuchar y ver muchos misterios los cuales se dieron en este lugar, uno de ellos es que, cada cierto tiempo se escuchaban misteriosos sonidos era como el sonido del tic tac del reloj y cuando la gente intentaba dar con el lugar, no se podía, este sonido se producía al atardecer casi siempre. También se cuenta y como se conoce que la dacha por su propio nombre, guarda muchos huacos, pero aparte de esto, se dice que cuando se empezaron a abrir las calles en san Pedro, se encontró muchos minerales y oro, dicen que estaban en barras, por este motivo, cesó la trayectoria de abrir las calles y avenidas. La gente es muy creyente a todos los acontecimientos que se dieron aquí.

(CHIMBOTE) EL CABALLERO INVISIBLE Varios años después, que las fuerzas chilenas se habían excedido en atropellos y destrucciones, dejando a través del tiempo ese bloque de viviendas, denominadas la “Cuesta Chile”, cerca a una de estas casas de manera, empezó a visitar un “Caballero Invisible” para la mayoría, y solo visible, para la dueña del inmueble. El hogar era de don Mauricio Beltrán Banzur, anciano de memoria esplendora, quien en sus años mozos prestaba servicios en el ferrocarril de la Peruvian. Estaba casado con doña Claudia Cerna de Beltrán, señora de nervios templados y fiel colaboradora de su hogar. Todo marchaba bien, excepto la extraña visita de un varón bien vestido, quien le conversaba y le indicaba que debía seguirle a una meta desconocida. Este caballero, solamente visitaba el domicilio, cuando Mauricio acudía a cumplir sus faenas diarias. Claro inicialmente la señora no le dio mayor importancia, pero fueron tantas las veces que se presentaba, con su rostro irónico, pero impresionante, que decidió comunicárselo a su esposo. Fue cuando decidieron poner en práctica un plan. En efecto un día despidiéndose él a voz de cuello, para irse a laborar y dejó así su residencia. Pero ya de acuerdo con su señora, al cabo de media hora retorno al hogar. Cual no sería su sorpresa al hallar a doña Claudia conversando con un ser invisible. Don Mauricio pensó un instante, quizás en una alteración de su compañera. Luego indagó en los cuartos antiguos, pero no halló a nadie. No vio, menos escucho, excepto a su mujer. Minutos después conversó con la señora y ella se extraño de que él, no hubiera podido ver al caballero visitante, “Cuando ha estado sentado en una silla de en frente y una sonrisa de imán” respondió. Pasaron los meses y continuaba insistiendo el misterioso huésped. Naturalmente, hasta los celos le crecieron al dueño del inmueble, por lo que decidió poner fin a esa “comedia”, como imaginó él. Un día de calor agobiante de manera especial se reunió en una cantina, con varios amigos ferrocarriles y llevaron varias copas de licor... ya “picado” hasta los dientes y con espíritu valentón, se dirigió a su casa para enfrentar a su rival, el “caballero invisible”. Y tal como esperaba, nuevamente observó a su esposa conversando aunque aparentemente sola, pero como don Mauricio estaba con sus tragos, lanzó esta frase a todo volumen: “ ¡Fuera demonio de mi casa. Si quieres, enfrentarte conmigo, que soy católico y sólo creo en Dios!”. Enseguida hizo tres disparos, con la pistola que, exprofesamente había llevado consigo. Narraba su señora, que al oír el intruso esa frase muy cristiana por cierto, respondió con rencor “¡mujer, por culpa de este hombre, has perdido una fortuna, solamente quería conducirte a un “entierro” de riquezas, por eso insistía para entregarte todo y salvar mis pecados. Hoy todo lo has perdido. Y no volveré!”. Dicho y hecho. Desde aquel día, el caballero invisible nunca más retornó a enturbiar ese hogar. Y la paz reinó, por los años de los años. Amén.

(CHIMBOTE) LOS AÑOS DEL CINCUENTA ¡Ah! Aquellos carnavales fue, nos describe “caruso” Teruel, de baldazo limpio y tres días de fiesta con agua, las bromas de los alumnos del C.N. San Pedro, sobre el maricón “Marbella” o el aventajado “Tarrata”. Ya radicaba en Chimbote Felipe Salvador Guerrero, mi amigo peluquero colega de Eugenio Ñiquen, Salomón Neyra y del Japonés Uyequi; los sastres: Mantilla, Salirrosas, Vigo, Ayala y Haro; el dentista Watanabe, los joyeros: Enciso y Hortensio Gadea, los fotógrafos Bolívar y Segundo Merchán; la botica de don Pomar Iturrino, el contratista Sánchez, el terremoto del 70 no le destruyó ninguna de sus edificaciones; la bodega de Don Marcelo Izique: el local de la Guardia Republicana quedaba en la esquina de Carlos de los Heros y A. Ugarte en el Barrio Fiscal, el puesto de la guardia civil dependía de Casma y en cuya esquina de la actual comandancia se jugaba fútbol, estaba de jefe en ese entonces el capitán Agustín Torres Rojo y el juez de paz era el Sr. Alejandro Ostolaza, era tiempo en que las carretillas se jalaban con sogas amarradas al pecho, evoco al chino grandazo, trabajador, no como el “chino loco” uno de los primeros ladrones locales. Gran tiempos de lugares concurridos como el de “GUTTI” adelante funeraria y atrás chichería, no olvidemos a Farro el de la funeraria que se metía en los cajones de muerto para comprobar sus dimensiones. Y las bellezas de nuestras mujeres siempre fértil como nuestras playas, sin olvidar a una Estela Colombo, vedette nacional, de este puerto que siempre admiramos.

 (CHIMBOTE) SOBRE EL ARENAL Había decidido buscar al niño aquella mañana fría en cualquiera de los tres lugares a donde podía haber sido llevado en esta ciudad desordenada, maloliente y cruel, donde las camas de hospitales escasean como el agua y las enfermedades abundan como la basura y la tierra en los pueblos jóvenes. Frente a la playa de un mar de agua oscuras, en el barrio de la Caleta, se alzaba el viejo hospital que más vidas ha salvado en la historia de Chimbote. Allí lo busqué porque lo había enviado para que se internara, pero cuando recorrí la sala de emergencia y el pabellón de Pediatría, me causó sorpresa el no encontrarlo. Hablé con los médicos de turno, revisamos los partes de atención, pero su nombre no figuraba por ningún lado. <>. Sólo encontré historias semejantes de otros niños que como vidas paralelas estaban unidos por la tragedia de estar en un lugar que injustamente tenía la fama de una camal humano. No sé por que el niño empezó a ser una preocupación que no me permitía trabajar tranquilo ni conciliar el sueño. Había sido uno de los veinte de aquella tarde.

 (CHIMBOTE) EL ICHI – OLLJO Este ser extraño, motivable leyenda, vive aún en las mentes cariñosas de la gente de Caraz. Pertenecen al pasado y al presente y es seguro que el futuro va a vivir por muchos años pues se asegura que es inmortal. Es un hombrecito de hermosa cabellera rubia, encrespada, abundante, aunque bastante corta. Sus ojos son grandes vivos y hermosos y el rostro es casi infantil y lleno de vivacidad camina ágilmente y con mucha gracia. Vive en los manantiales o bajo las caídas de agua, donde en algunas oportunidades puede observarse un pequeño túnel, es la entrada a su palacio que según se dice esta lleno de piedras preciosas y joyas de incalculable valor, cuando sale a las criaturas y mujeres solas. Cuando las mujeres caen en poder del Ichi – Olljo llegan a tener hijos semejantes a su progenitor, tal vez exclusivamente blanca, el cabello rubio, ágiles y hermosos cuando niños son sin embargo ellos continúan siendo seres corpóreos. En cambio los niños que atraídos por el sonido del tambor caen en poder de este duende, son transformados en otros tantos seres incorpóreos.

 (CARAZ) TUTAYKIRE “El Dorado” se iba quedando lejos sin que pudiéramos saber lo que acontecía en su cima. Ahora yo lo veía hermoso, bañado de su blanca por el fuerte sol. Maguiñita parecía ausente del mundo. Sus ojos miraban, pero no veían. Remaba y remaba furiosamente sin pronunciar palabra. Su mente debía estar ocupada por la esbelta y grácil muchacha de sus sueños, a quien yo me la imaginaba de cabellos cortos, semblante pálido y mirada bondadosa. - Maguiñita – le dije de pronto, sacudiéndolo - ¿Es cierto que Hercilia Lazarte se convierte en sirena? - Cierto – dijo con la mirada perdida en el horizonte, sin dejar de remar. Y algo mas que eso quizá. Yo la he visto en la madrugadas de pesca, en las noches de neblina densa, desplazarse sobre las olas bañadas de su luz fosforescente. Es que ella acostumbra guiar a puerto a los navegantes perdidos en el mar. La luz que se desprende de su cuerpo es posible verla a varias millas de distancia. Y aun más – agrego volviéndose esta vez a mirarme, dejando de remar por un momento. ¿Tu no has oído decir a los pescadores que muchas veces cuando empiezan a desesperar, luego de varias horas de infructuosa pesca, una sirena bondadosa, radiante de luz, aparece subidamente guiando los cardúmenes de anchoveta hacia los hambrientos boliches de las lanchas?. - Si – dije –. He oído a mi padre contar esa historia en repetidas ocasiones. También he visto esa sirena representada en un mural del restaurante “Ica” en la avenida Pardo. ¿Pero tu crees en verdad que esa sirena sea Hercilia Lazarte? No me respondió. En ese instante, trataba de enderezar el bote ladeado por el impacto de una ola. - Hercilla Lazarte no solo era mi chica – continuo después como hablando consigo mismo. Será mi compañera en la lucha por la liberación de los pueblos de América. Ella me ayudara a desenmascarar a ese Dios falso, gringo que habita “El Dorado”. Con ella impedirse que se lleve en su red de oro los peces de nuestro mar. ¿Un Dios falso, gringo, en “El Dorado”? No le entendí. - Maguiñita – le dije - ¿Tutaykire es un dios falso? - No solo falso – dijo -. Es también la esencia misma del sistema. Es el capitalismo con todo su poder nefasto. Acabará con la fauna de nuestro mar si Hercilia y yo no lo impedimos. Yo seguía sin comprender. - Pero, Maguiña – volví a la carga – tu mismo has dicho que Tutaykire es un dios serrano que ha tramontado los Andes para castigar a los pescadores. - Eso creí en un principio. Pero mis sueños me han revelado otra cosa. El fantasma que habita “El Dorado” no es Tutaykire como yo pensaba. Es sólo un impostor. Proviene de la tierra de los dormanes, esos gringos que con terno, corbata y maletín recorren las barriada de Chimbote buscando dizque adeptos para su iglesia; y planea exterminar nuestra fauna marina. Es gringo como ellos y no broncíneo como el verdadero Tutaykire que está en los Andes. Pero éste representa la fuerza de los indios y mestizos del Perú profundo. Ya verás. Ahora ayúdame a remar que ya no falta mucho. - Me alcanzó uno de los remos, con el que al principio solo paleteé hasta ir adquiriendo destreza poco a poco, para luego alcanzar el mismo ritmo de mi amigo. - La ciudad quedaba lejos. Los muelles y las lanchas fondeadas junto a las fábricas se veían reducidos a objetos en miniatura. - UNA HORA MAS TARDE, el viento cobró fuerza y encrespó la masa líquida. Las olas se levantaban altas para derrumbarse luego tal si cayeran a abismos insondables. El botecito se convirtió en fácil juguete de las aguas. Avanzar significaba ahora un desgaste extremado de energías. Olas violentas se deshacían en la proa, y salpicaban bañándonos el rostro y mojándonos la ropa. Había que soltar por momentos el remo para limpiarse los labios de la ácida salinidad de las gotas disueltas. Un inusitado ascenso y una caída súbita como a un fondo sin plan, nos corto la respiración. - ¡Volvamos, Maguiñita! ¡Hay mucho viento! - ¡Aguanta! ¡ Ya falta poco! De nuevo acogerse para no caer. Y ahora si a continuar abriéndole ese surco lechoso al mar. Empezaba a gustarme cada triunfo sobre cada nueva ola. Era como sacarle la lengua a la muerte en su misma cara. Empezó, a ratos, me sentía desfallecer. Parecía inminente el vuelco de nuestra frágil embarcación. Era allí cuando mis brazos se hinchaban de fortaleza y mi pecho de furor. Maguiñita, a mi diestra, debería experimentar otro tanto. No había tiempo para mirarlo. De pronto, el volumen de algo así como de un cilindro de agua me impacto en el pecho con pesada fuerza derribándome de mi asiento y lanzándome aparatosamente dentro del bote. - ¡Animo, hermano! – gritó Maguiñita sin soltar el remo -. ¡Fíjate, ya llegamos a El Ferrol!. De un salto volví a mi puesto. Maguiña no mentía, allí estaba, en efecto, imponente, reverberando al sol, la ansiada isla. La batalla con las olas nos había hecho olvidarla. - Una vez que nos pegamos a El Ferrol, las olas ya no eran tan impetuosas. El viento, allí cerca, se movía con menos libertad. - ¡Sigue remando! – dijo Maguiñita, y se lanzó al agua llevando el extremo libre del cabo anudado a proa. - ¡Cuidado! ¡El bote se irá contra la peña! – grité con todas mis fuerzas; pero sólo yo pude escucharme, porque mi amigo acababa de sumergirse. - Tomando ambos remos, traté de gobernar el bote e impedí que las aguas lo llevaran hacia las peñas. Un pelicano pasó volando a pocos centímetros de mi cabeza. Maguiñita, que lo había asustado, reía triunfalmente, ya en la isla, mientras tiraba del cabo alejando el bote de la zona de peligro. - ¡BUENA SUERTE! – fue lo que le grité a Maguiñita en el momento que se lanzaba al agua decidido a salvar a nado la distancia que separaba la Isla El Ferrol de la Blanca. Instantáneamente un extraño presentimiento me hizo dudar de mis palabras, temí ya no volver a verlo. - “Me esperarás aquí, no demoraré”, fue lo que evocó mi pensamiento recordando lo que me dijo hacía sólo unos instantes cuando descansábamos sobre el suelo blanquecino de la isla. “Trata de no demorarte, amigo, le dije a mi vez. Me aburriré esperándote”. - “Date una vuelta por El Ferrol. Verás que es una isla grande”, respondió. Ahora lo veía alejarse, lleno de energías, como si la enorme jornada desplegada no le hubiese afectado en lo mínimo. - Semejando una piscina, el océano lucía ahora tranquilo. Con extraordinaria habilidad, Maguiñita braceaba entusiasmado. Lo seguí con la mirada por espacio de algunos minutos. En determinado momento dejó de nadar, y, volviéndose. Yo le respondí, rebosando de entusiasmo, poniéndome de pie. Nuevamente sus brazos fueron remos. Y yo me tendí al duro suelo de la isla a descansar. Una pesada latitud se apoderó de mi cuerpo entonces. Tuve sueño e intenté dormir. A lo lejos, las voces alborotadas de los patillos se fueron disipando lentamente. Y el rumor del mar fue un susurro en medio del silencio grande en el que me fui abismando. DORMIA (no se que tiempo), cuando un grito lejano, desgarrador, me sacudió de pies a cabeza. De un salto me incorporé, y corrí al extremo de la isla. - A mitad de la Bocana, luchando desesperadamente con las aguas, que de pronto se agitaron tumultuosas, horrorizado vi Maguiñita se hundía y emergía dando manotazos de loca desesperación. No miré mas. Como un autómata solté la amarra del bote, y me subí en él. Remé y remé como nunca, con todas mis fuerzas. - ¡Ya voy, Maguiñita!. Mis gritos debieron ser tan fuertes que cientos de pájaros de la isla volaron sobre mi cabeza ensombreciendo el sol. Por un instante dejé de reaccionar a fin de distinguir la ruta a enfilar en línea recta. Pero esa fracción de tiempo en la que alcé la cabeza para orientarme, fue suficiente para admitirlo de un porrazo: ¡Maguiñita acababa de desaparecer tragado por las aguas!. NO RECUERDO lo que aconteció después. Lo cierto es que al alba del día siguiente, en la playa frente al barrio de Miramar, a pocos metros del bote, me hallaron tendido sobre la arena, boca arriba, mirando al infinito. Me preguntaron que había pasado, adonde había ido, con quien o con quienes. Yo solo pude decirles que en la cima de “El Dorado”, envuelto en la nubes de ese cerro pedregoso un fantasma gringo, impostor de Tutaykire, traicioneramente ahogó a Maguiñita, mi amigo, en circunstancias en que yo dormía. Que lo había hecho para impedir que él lo denunciara ante el verdadero Tutaykire que era fuerte, grande y poderoso; porque era la encarnación de los indios y mestizos del Perú profundo. Advertí, además, que los pescadores se cuidaran, pues el fantasma de “El dorado” intentaba llevarse en su gigantesca red de oro todos los peces del litoral. Este muchacho está loco – dijeron -. Algún golpe en el cerebro debe haberlo trastornado. Llamaron a la policía. Me interrogaron, y a poco una embarcación de la capitanía partió en busca de Maguiñita. No lo encontraron, a pesar de haber recorrido toda la Bocana; en todo caso dijeron que el mar lo votaría a los ocho días. Que habría que esperar. Ya no pude hablarles de Hercilia Lazarte. De la hermosa muchacha del “Santa María Reyna”, que solía convertirse en sirena para guiar los cardúmenes de anchoveta hacia las ansiosas bolicheras. Ni pude decirles tampoco que el próximo domingo, en la parte posterior de la Isla Blanca, sobre los arrecifes que resisten la furia de las aguas, ella encontraría a mi amigo esperándola, convertido tal vez en un joven y luminoso delfín o un hermoso hipocampo de oro ansioso de lanzarse mar afuera, para juntos guiar a puerto a los navegantes perdidos en el océano, mientras yo, echado sobre las dunas del desierto, bañado de luz de luna, seguiría con creciente entusiasmo la ruta luminosa de sus cuerpos, saboreando alguna lágrima inolvidable, pero con el corazón reventando de alegría, porque al fin y al cabo, mi amigo se abría unido para siempre a la dulce muchacha de sus sueños. LA ACHIQUEE Este era un pueblo pequeño. Un poco alejada del pueblo, vivía una viuda enferma, con sus dos hijos; el trabajo y los sufrimientos llevaron pronto a la desdichada madre. Quedaron los huerfanitos abandonados, sin techo ni pan, y un día que vagaban acosados por el hambre vieron que cruzar por el espacio un gorrión que llevaba en su pico la flor de la papa. Entonces pensaron que, probablemente, siguiendo al pájaro llegarían al sitio donde había papas. Emprendieron la marcha. Pero en el pueblo vivían también la Achiqueé, una vieja harapienta y muy mala, quien al saber que los niños iban en busca de papas, decidió matarlos y luego quedarse con las papas. Con engaños los atrajo a su casa, y mientras la niña partía leña para cocinar, cogió a su hermanito, que era un niño de corta edad, para darle muerte; como este comenzaba a llorar, regresó la chica, y al ver el fin que se proponía llevar a cabo la vieja, le lanzó una piedra para distraer su atención; enseguida, cargó a su hermanito, se lo puso en la espalda, cubriéndolo con una lliclla que tenía puesta, e inmediatamente huyó de la casa. Al ver que la arapía los seguía, la niña echo a correr. Ya la vieja los iba a alcanzar, cuando llegaron junto aun gallinazo, y la niña dijo al gallinazo: "Tiewiscur a las llequic rurincho paquecallam" (tío gallinazo, escóndenos de bajo de tus alas). Estos los escondió. Llega la Achiqueé y le pregunta: "Tie wiscur huambra llaccuna manaccu ricarckauqui?" (tío gallinazo, no has visto pasar una niña con un bulto a la espalda). El gallinazo por respuesta le da un aletazo en el rostro, bañándoselo en sangre. Mientras tanto, la niña aprovecha en huir y le agradece diciendo: "Tendrás buena vista y nunca te faltará comida" (esta es la razón por la que el gallinazo tiene una mirada penetrante y descubre su presa desde las alturas). En su huida, la Achiqueé nuevamente les iba a alcanzar, cuando se encuentran con un puma. Los niños piden al puma que los defienda de la bruja que los persigue; este accede. Y cuando la vieja pregunta al puma si a visto a los niños, la fiera le da un zarpazo tan tremendo que la arroja al suelo. La niña le agradece diciendo: "Tío puma, serás el más valiente de los animales". Luego continua la marcha, siempre perseguidos por la Achiqueé. Y son protegidos por otros animales, a los cuales en agradecimiento les concede ciertas cualidades que poseen hasta ahora. Por ultimo, llegan hasta el añas (zorrillo y le piden ayuda, mas este los rechaza; entonces la huerfanita, enojada, le dice al añas que tendrá un olor repugnante, que debido a él quedará atrapado fácilmente por los cazadores. Es por eso que los zorrillos tienen un olor tan feo). Continuando su camino, los niños llegan a una pampa donde hay abundante vegetación, pero ningún lugar seguro para esconderse de su perseguidora. Entonces se arrodillan y piden al cielo que los ayude. San Jerónimo les tira una cuerda y los niños suben al lugar buscado, que era una chacra de papas, donde los huérfano de la leyenda son muy felices hasta ahora. En cuanto a la Achiqueé, llega a la pampa, y al ver que los niños suben por la cuerda exclama: "Taita Jerónimo, haz que suba yo también". San Jerónimo le manda una cuerda vieja y un ratoncito para que la valla comiendo. Al ver que va a caer, la vieja le pide al taita que caiga solo en la pampa para que no se haga daño, pero al ver que caerá sobre piedras, hecha un maldición: "Que mi cuerpo se desparrame, que mis huesos se incrusten en la tierra y mi sangre seque las plantas y las hierbas". Desde aquel entonces, se formaron los Andes. Y cuenta la leyenda que los cerros de sus huesos.

UNA CIUDAD DE LOS ENANOS Cuentan que una señora de Patazca, en época de hambruna salió en busca de alimentos para sus hijos. Fue por un camino muy largo hasta que llegó a un peñasco; ese peñasco tenía una boca en forma de cueva. La señora penetró en ella y dicen que era como un túnel; siguió por el túnel y al terminarlo se encontró con una ciudad muy grande y bonita que era habitada por unos hombrecitos de 60 o 70 cm. de altura. Entonces, la señora al ver eso se impresionó mucho; todos los hombrecitos saliero n a su encuentro y la recibieron con gran alegría y cariño; y dijeron a la señora que trajera a toda su familia pues allí no les faltaría nada. La señora salió de allí teniendo el propósito de regresar junto a sus hijos y todo su familia al llegar la señora su casa con los alimentos que llevaba, contó lo sucedido a sus hijos y a todas sus amistades. Todos los que oyeron la noticia se dirigieron a la ciudad de los enanos, pero, al ver que tanta gente de ese pueblo desaparecía por el túnel, taparon la boca del peñasco. Nunca se supo más de las personas que habían ingresado allí.

EL CASTIGO DE UNA MADRE Se cuenta que en un caserío que pertenecía al distrito de Ocros sucedió lo siguiente: Un señor tenía su madre viva, la cual era ya ancianita. Este hombre estaba en cosecha de papas. Un día, su madre fue a visitarla llevando un pedazo de carne para regalárselos a sus hijos. La esposa vio a lo lejos que venía la viejecita y dijo al hombre: "Ahí viene tu mamá; seguramente para pedirte papas". El hombre le contesto: "Mejor sería que me cubrieras con las hojas de las papas hasta que ella se vuelva". Así lo hizo la esposa, pero la madre ya había visto la simulación. Luego de despedirla, la viejecita se marchó, la esposa fue a descubrir a su marido. Cual no sería su sorpresa al ver los brazos y piernas del hombre, convertidos en serpientes que seguían distintas direcciones. Desesperado el hombre gritaba pidiendo perdón a su madre; ella oía los gritos, pero no hizo caso. La gente se reunió inmediatamente; juzgaron la causa y vieron que era castigo de Dios y quemaron al hombre en el mismo sitio donde estaba. EL ILLA En Quillabamba, que está sobre Chan-Chan, en el sitio llamado Manga-Puquinco apareció a media noche un Illa, llorando como un ternerito recién nacido. Tan triste sollozaba que hacia llorar a todas las vacas. En vano lo buscaron los pastores, pues en ninguna parte encontraron el becerrito. A este Illa es imposible verlo vivo. Nadie lo encuentra. O se convierte en piedra o desaparece. Estas piedras toman la forma de terneritos y los pastores las recogen y tienen en mucha estima. Las vacas las lamen y relamen y casi tienen lindas crías y hasta los toros bravos se amansan junto a ellas. Por todo esto, desde tiempos lejanos las entierran en los potreros con una soguilla en el cuello para que sepan que no deben escaparse a otro sitio; las conservan con cuidado y las engrían con bizcochos, con miel y chancaca. Aun hasta ahora, nadie lo ha visto jamás.

EL HUANDO Y EL HUASCARAN En las faldas de la cordillera se asentaba hace mucho tiempo una tribu poderosa en la cual gobernaba como amo y señor, un cacique de muy buen carácter y de gran benevolencia. Había consignado su hijo para el consorte de un monarca vecino, unión con que fortalecería su mandato en la poderosa región que bañaba el río Santa. Pero la hija del cacique mantenía, salió a encontrarse con el galán y fue descubierta por uno de sus servidores que dio parte de este hecho a su amo. Encolerizado el monarca por la rebeldía de su hija, ordenó que compareciera ante él, pues anhelaba darle un castigo ejemplar. Pero la doncella, presintiendo el castigo, decidió fugar. Comunicó la decisión tomada a su pretendiente y ambos decidieron partir de inmediato, sin esperar la llegada del nuevo día. Así lo hicieron. Pero la fuga fue prontamente descubierta por el cacique, que envió un grupo de guerreros en su búsqueda. Tarea fácil fue la captura de los evadidos, pues no contaban con medios de defensa, ni podían competir en ligereza con los bravos soldados del rey. Capturados y sentenciados fueron atados a sendos postes de piedra, castigados y llevados a la zona más alta de la cordillera, donde fueron separados. Allí los abandonaron y dejaron expuestos a la libre acción de las fuerzas de la naturaleza. El frío, el hambre, la lluvia y el dolor de verse separados fueron minando poco a poco su resistencia. Era una muerte lenta y cruel. Hasta que el dios de los Haylas se compadeció de ellos, fueron transformados en dos soberbios picos nevados, que se levantaron desafiantes por encima de toda la cordillera. La bella princesa Huandi quedó transformada en el Huandoy y el apuesto guerrero Huasca en el Huascarán. Y allí permanecerán siempre, como un eterno símbolo del amor imposible.

EL INDIO DE ATUN-IRCA En el cerro de Cayacata, que se eleva al oeste del actual pueblo de Yupán, vivía hace mucho tiempo una familia de indios formada por el padre, la madre y sus dos hijos. En este pasaje desolado es muy escaso el agua; para abastecerse de ella los moradores tenían que caminar dos kilómetros, más o menos, hasta llegar a las faldas de un cerro llamado Crestón. Por unos barrancos superficiales de dicho cerro bajan dos arroyos de aguas cristalinas, que más parecían caudales de leche que de agua. Una vez, el indio con el deseo de poseer dichas fuentes que no sólo le servía para saciar su sed y la de los suyos, sino que fertilizaba sus tierras, quiso desviarlas hacia otro barranco, a fin de evitar que el agua fuera aprovechada por un pueblo vecino, que radicaba abajo en unas pampas de clima abrigado. Esta mala intención fue castigada por el dios Sol. De la noche a la mañana los torrentes desaparecieron con gran pesar del indio y de la familia, quienes entonces para sobrevivir tenían que bajar por unos peñascos y abruptas pendientes hasta las acantiladas orillas del río Santa, que corre por el lado opuesto del cerro y a una profundidad de varios kilómetros. En sus continuas idas y venidas el indio renegaba de su suerte y mal decía a los dioses, que le habían castigado con tremenda desgracia, hasta que por fin, cansado de la vida, decidió suicidarse arrojándose desde la cumbre de un peñasco, rodando cuesta abajo hasta la cañada, en donde se le puede ver ahora convertido en piedra, con la cabeza hacia abajo. La esposa del indio, alarmada por su ausencia, salió en su búsqueda encontrándolo petrificado en el sitio que se indica. Acongojada por tremenda desgracia, después de llorar su desaparición, emprendió el retorno hacia los suyos, pero decidió tomar una vía mejor, escogiendo el camino de los Huachanes. Cuando ya casi coronaba la cumbre, se puso a descansar, que dándose en el mismo sitio convertida en piedra por los dioses. En la actualidad se le puede observar al borde del referido camino, en posición de descanso, en ese sitio que lleva el nombre de "La vuelta de la India". Sobre las faldas del cerro Crestón que es bastante visible desde el pueblo, se distinguen también los causes secos de los torrentes de agua que desaparecieron.

EL DUENDE Este ser extraño, motivo de leyenda, vive aun en las cariñosas mentes de las personas de Caraz. Pertenece al pasado y al presente, y es seguro que en el futuro a de vivir muchos años, pues se asegura que es inmortal. Es un hombrecillo de hermosa cabellera rubia, o de tono dorado, casi blanquecino. Sus ojos son grandes vivos y hermosos. El rostro es juvenil y atractivo. Todo su cuerpo es transparente, tenue y lleno de veracidad. Camina ágilmente y con mucha gracia. Vive en los manantiales a bajo las caídas de agua, donde en algunas oportunidades puede observarse un pequeño túnel: es la entrada a su palacio que, según se dice, está llena de piedras preciosas y joyas de incalculable valor. Cuando sale él, lleva un pequeño tamborcito, el que toca suavemente para atraer a las criaturas y mujeres solas. Cuando las mujeres caen en poder del duende, llegan a tener hijos semejantes a su progenitor; la tez excesivamente blanca, el cabello rubio, ágiles y hermosos, cuando niños. Sin embargo, ellos continúan siendo seres corpóreos. En cambio los niños que, atraídos por el sonido del tamborcito, caen en poder de este duende, son transformados en otros tantos seres incorpóreos, semejantes a él. Por esta razón, las mujeres solas y los niños temen acercarse a los manantiales, arroyos o caídas de agua.

 EL TURMANYE Estaba garuando cuando salió el sol. El cielo se puso a brillar. Desde un puquia nació el Turmanaye y se tendió como un arco inmenso desde Posyaccho a Pitacchopis. El Turmanye teme las miradas demasiadas vivas de los hombres y se descorre como una soguilla de colores por el cielo. Unos muchachos se pusieron a buscarle los pieses. Como tiene los dedos de cristal, los esconde y no se los pudieron encontrar. Luego, apedrearon al Turmanye. Como entre el cuerpo de algún hombre o mujer, enferman estos gravemente y para que sanen se les da a desovillar una bola de lana de 7 colores.

SHANGOL Una bella joven que vivía en los alrededores de lo que es hoy la ciudad de Caraz, conoció a un apuesto mancebo, de quien se enamoro perdidamente. El la amaba con igual pasión... entre los dos nació un amor limpio y puro; pero los padres de ambos jóvenes miraban con desaprobación tal relación, sin pensar en lo que les reservaba el destino. Ellos tenían que buscar las sombras y oscuridad para sus citas. Una mañana, muy temprano, salía la joven dispuesta a realizar algunas faenas domésticas, cuando observo la presencia de su amado que se dirigía a uno de los herbazales cercanos, donde muchas veces se encontraban. Ella fue a buscarlo, y se decidió permanecer a su lado hasta el medio día. Pero el tiempo paso tan velozmente que insensiblemente llego la noche, una noche de luna llena. La enamorada y el apuesto mancebo sucumbieron el deseo. La doncella se entregó y el varón la hizo suya con el embriaguez propia de un amante. Pasaron días, pasaron meses. Los padres observaron que una nueva criatura se mecía en las entrañas de la joven; aquel hecho infausto no podía ser perdonado y merecía un castigo severo. Pero ¿ cual ?. Era menester consultar a los ancianos sabios de la región, a los adivinos y brujos. Todos estuvieron de acuerdo para firmar que era preciso de desgracias, pues el hecho se había consumado en noche de luna llena. Y por lo tanto la joven debía ser desterrada. Pero una bruja, la mas temible de todas, que opino que si no se la sacrificaban cerniría sobre la ciudad una calamidad sin nombre. Era deber del cacique prevenir este catástrofe, aunque fuese a costa de la vida de su propia hija, ya que era la causante de tan aflictiva situación. Así se acordó. Ella tenía que morir en la próxima luna. Su alma sería purificada en presencia de la misma luna que la vio cometer el delito. Fue encontrada en el lugar denominado Shangol. Fue la misma bruja la que se encargo de su custodia; se transformo en ave de horripilante aspecto que, noche a noche, le succionaba la sangre para debilitarla paulatinamente. Víctima de tan terrible castigo, falleció antes de cumplido su sacrificio. Su cuerpo fue enterrado en el mismo lugar que le sirvió de prisión, sin que su tumba tuviera una señal; no obstante, sin que nadie supiera, un árbol misterioso fue creciendo con la rara virtud de conservar la humedad. Poco tiempo después se abrió una grieta en las cercanías. Por ella broto agua tibia, rojiza abundante. La sangre de la doncella había obrado el milagro y, en adelante, serviría para curar las enfermedades que aquejaban a los pobladores de la región.

ICHI EL ENANITO En Qjelle Hunca se abrió la tierra en el interior de ella brotó un enanito. Estaba desnudo y tenía una brillante cabellera roja como fuego. Se sentó sobre una piedra y sacudió alegremente sus encendidas greñas. Sus ojitos vivos como brazas miraban asombradas al paisaje; y hacía frío, se puso a llorar como un lechoncito. Por entre riscos y peñas saltaba el enanito y su cabellera roja se le enredaba entre las pencas y las tunas. A media noche, tocaba su barriga como un tambor y el sonido que producía se oía de cerro en cerro. En las tardes calladas, soplaba su chisca y flautilla se transía de trinos, pero, sobre todo, le gustaba asustar a los chacareros, y cuando los sorprendía recogiendo leña, gruñía sordamente. Cantaba también debajo de la tierra y sus canciones salían al aire como el agua de los puquiales cuando se convierten en nubes. En los amaneceres celestes, las alejadas tonadas del enanito Ichi despertaban a los niños y los terneritos mugían dulcemente.

EL MITO DE LOS MARAÑONES Se cuenta que salieron hombres emplumados del tercer elemento (agua), estos eran enemigos de los Chavines por el Amaru devoraba a los hijos de los marañones. Ellos creyeron dar muerte al Amaru; pero sólo lo empujaron dentro de la tierra del cual nunca salió, pero que tampoco fue destruido. Se atribuyen los temblores y terremotos como consecuencia de la ira del Amaru, pues se dice que él lo causa.

EL LATIGO DEL ZORRO Cuentan nuestros mayores que en Chimbote existía un atleta excepcional que solía disfrazarse íntegramente de negro, con un látigo en la mano, se presentaba a altas horas de la noche por la avenida Gálvez a la altura de las antiguas casas de los empleados, en donde hoy existe un buen mercado operativo, casando el terror en la población, especialmente en los viajeros que llegaban del interior del Departamento en horas de la madrugada y que tenían, obligadamente, que cruzar dicha avenida. Cuando menos pensaban o se imaginaban, aparecía este hombre saltando por el aire hasta caerles encima. Era entonces cuando el propiciaba una gran golpiza y castigo con su látigo. Todo esto, sumando más la parálisis que producía el terror del transeúnte los dejaba completamente indefensos. Luego de consumado el atropelló, se esfumaba tal como aparecía, por el aire y como por arte de magia.

EL FANTASMA DE LA CAPA NEGRA Lo del fantasma, creó una gran psicosis en la población, pues muy pocos se atrevían a salir de noche por las calles de la ciudad a causa del temor de encontrarse con él. Un grupo de chimbotanos valientes, empezaron a reunirse por las noches con el propósito de capturar al fantasma de la capa negra; en cierta ocasión, aparentemente, llegaron a divisarlo por la parte norte del pueblo, a la altura del actual puente Gálvez, donde se encontraba el cementerio antiguo; convertido en una mancha blanca, se mecía un fantasma entre las sepulturas. El cabello de todos, los que formaban el grupo, se erizó por el pánico, tras unos segundos se sobre pusieron y, armándose de valor, corrieron hacia el bulto que venía saltando y gritando. Dieron tal golpiza a este fantasma, entre comillas, que si no se identificaba, allí mismo hubiera quedado cadáver. Este fantasma, no resulto ser más que un amigo que divertirse un rato, "fue por lana y salió trasquilado".

EL BARCO DIABOLICO Cuentan que unos pescadores se metieron, a una lancha para zarpar de peces en el mar, era un día muy nublado; y muy pocos eran los lancheros que salían a navegar, pues en la situación que ellos se encontraban tenían que buscar la vida de esta manera, ellos salieron. Mientras se alejaban del puerto, con destino al sur. Los hombres buscaban la forma de donde podían haber peces, en una noche fría el barco comenzaba a dar sus primeros riesgos, después se comenzó a dar giros, los hombres al ver que era un maretazo se preocuparon y tuvieron mucho miedo, entonces uno se fracturo el brazo, el otro se chanco la cabeza, el otro murió al instante; Y dentro de dos días se enteraron que unos pescadores se habían perdido por el fuerte maretazo que había ocurrido unos días antes, poco después el barco regreso en perfecto mantenimiento, unos pescadores que estaban por las orillas del mar viendo como el mar traía a la barca pero sin tripulantes. Bueno al ver que no tenía dueño se apoderaron sin saber lo que había pasado. Pocos días después la gente comenzó a indagar y hablar con las autoridades de lo que había pasado con sus demás compañeros, pero al final la gente se adueñó del barco, poco a poco fue saliendo a la mar, pero los hombres que se hicieron dueños eran los que contaban que mientras ellos pescaban otras manos, alzaban las redes llenos de peces, los hombres al ver esto, se decían que el barco tenía sus almas y espíritus. Poco antes se escuchaban los ruidos que a muchos los que utilizaban para zarpar con destino hacia el sur, se encontraban con unos hombres que les decían mas hondo muchachos, que para la noche faltaba mucho pero al ver esto, los hombres se asustaban porque creían que se trataban de unos fantasmas diabólicos, pero ellos no lo tomaban en serio pero poco después empezaron a tenerle miedo porque ellos mismos escuchaban las voces de los que hablaban de aquellos fantasmas. Una mañana salieron los hombres a navegar pero ya no regresaron, nunca más se supo de ellos, unos decían que eran los mismos dueños los que se los habían llevado lejos de este mundo cruel, la gente comenzó a destruir el barco que un mal.

UN PESCADOR MADRUGADOR Todos los días se levantaba cierto pescador con ganas de salir adelante trabajando para el bienestar de el y su familia. Se levantaba una mañana tan fría y unos gallos cantaban al pie de otros, eran las cinco de la mañana el buen hombre despertador se alistaba para un día laborioso y con ganas de trabajar, despidiéndose de su amada esposa y de sus pequeños hijos que dormían muy profundamente. Ya en aquel centro de trabajo el hombre gritaba con voz alta y fuerte: lleven señoras pescado fresco, barato y rico, ya siendo una y media aquel hombre, fatigado y de un sol muy fuerte que le daba, hacia toda la cara y el pelo que tomaba sol y le cambiaba el color de negro a amarillo acabado la venta, el hombre regresaba a casa contento se le había acabado toda la venta. Pasaron los dias y un dia de neblina, y un día muy frío el buen hombre se levanto a trabajar con muchas ganas; estaba lavándose la cara en un matorral, aún el día estaba oscuro, entonces el hombre levanto el rostro y en su sala de su casa se le presento un hombre muy negro y tenía los pies en el aire, pues el hombre se quedo mudo un buen rato, poco después desapareció del todo, bueno el hombre al ver esto lo que había pasado no dijo a nadie nada, y se marcho así al trabajo, llegó casi un cuarto para las seis, se entró hacia adentro del puerto, a sacar su cubeta para recibir los peces y de pronto se le presento de nuevo la negra sombra oscura, el hombre grito y dijo en voz alta aléjate de mi sombra maldita, vete que no te seguire, y desde el fondo de su garganta la sombra dijo olvidate de toda esta gente, que te hace mal, el hombre le respondió crees que contigo voy a estar bien, la sombra negra dijo claro que aquí no haras lo que haces fuera sino que me daras solamente tu alma y esto bastara para que vivas para siempre el hombre dijo: solamente tengo un Dios y solamente le servire a el mas, a ti no y dejame trabajar. Volteándose hacia la espalda el pescador ya no lo encontro y asi amaneció, muy claro y fue un día muy lindo para aquel pescador.


EL NAVEGANTE En una noche friolenta y un fuerte deslizamiento del mar hacia las orillas un navegante mirando hacia las oscuras sombras del mar, y mirando hacia el cielo azul como se tapaba con las nubes blancas; de pronto mirando hacia el sur, se presento una sombra muy blanca, y mirándose se dijo asi mismo “Barbaro Dios Mio”, pero de donde salio eso si esto es puro mar, y aquella sombra se acercaba mas y mas y entonces dicho el navegante paró los pelos de punta y la sombra muy blanca le dijo, porque estas muy solo en esta noche muy fría y porque te asustas si no soy el que tu piensas si no al que tu buscas entre esta agua frias. Bueno dicho esto, el navegante respondió yo no estoy pensando lo que tu me acabas de decir, si no que nunca me había pasado esto será que nunca tenía fe. Bueno si no tenías fe en mi, y porque ahora me ves si tu nunca resabas una oración por los demás y por ti mismo, el navegador le respondió: todo lo que haz dicho es cierto, no pedía por mis demás compañeros y ni siquiera les decía buena suerte amigos míos, pero el navegador le fue a sacar algo de comer pero cuando regreso esté ya se encontraba muy lejos del barco. Y bueno pasando muy de prisa la noche muy oscura el navegador se había quedado dormido en aquella madera del barco y cuando levanto ya las nubes se habían despejado del cielo y el viento no soplaba tan fuerte como aquella noche, y llegando hacia las orillas del puerto, aquel navegante desde la orilla mirando hacia las bellas islas se quedo mirando hacia el las aguas del mar se arrodillo y dijo: tu eres tan inmenso como el mar y tan fuerte como el viento y solo tu vez todo y sientes cuando uno lo necesita mas que nunca en las buenas y malas que uno pide algo.


EL AMIGO LANCHERO En este tiempo el era un interno de una clínica de un hospital, tenía 25 años y tenía compuestos algunos centenares de respeto por los demás, se le hubiera ocurrido publicar ninguno ni confesar a nadie sus propias herencias, disfrutaba una especie de voluntad en creerse un gran amigo. Repentinamente le nacieron los deseos de ver a mucha gente buena como el, después de comparar su mérito y rechazar hoy por malísimo lo que ayer había creído muy bueno, sobre algunos hombres que le rodeaban, después de veinte el amigo lanchero, había creído comparar su mérito y rechazar hoy por hoy su amabilidad con aquellos hombres, que siempre le rodeaban bueno los días pasaban y el se puso a pensar un poquito, se dijo hoy voy a ayudar a los que verdaderamente necesitan mi ayuda, se iba de clinica en clinica, y así se pasaba todo el dia y todos lo admiraban como una persona muy sencilla y esmerada por los demas con otras gentes, bueno un día como hoy el pedía que se le ayudra a toda esa gente humilde como otras que eran muy humildes que pero al finalizar decian muchas gracias amigo que Dios se lo pague, estando en su faena de trabajo se le acerco unos humildes rederos para que le ayudaran en muchas labores, bueno el amigo lanchero les dijo si necesitan trabajo les voy ayudar y van a trabajar conmigo, bueno los hombres al ecuchar esto le dijeron: bueno amigo lanchero no necesitamos trabajo si no dinero para ayudar a unos pobres que lo necesitan mas que nosotros pero si tu colaboras con nosotros ellos se sentiran muy alegres y pediran por su familia y por todos los que le rodean, bueno el hombre al escuchar esto les dijo les voy a dar lo que le rodean, bueno el hombre al escuchar esto les dijo les voy a dar lo que necesitan para toda esa gente que lo necesita y para otras personas que de repente no puedan acercarse hacia mi, les dio el dinero y estos muy sabidos se fueron a gozar y tomarlo en las cantinas, bueno y asi les sacaban mucho dinero a aquel hombre que era dueño de fabricas de conservas en coishco, bueno el hombre al ver que venían semanal a su empleo se entero por algunos compañeros y el se dijo les voy a dar un merecido trabajo y si no lo hacen les denunciare, los hombres llegaron y el lanchero les ordeno un trabajo y luego otros y después otro al ver que ellos noo lo hacian fácil el se acerco y les dijo asi como trabajan duro y parejo se quedaran para toda su vida trabajando aquí y no les pagare nada hasta que lo terminen de hacer lo que yo mande y después a la cárcel.

EL LANCHERO Y UNA TRAGICA CADENA Era uno de esos seres chiflados por lo correcto, con un ingenio atiborrado de codices, con refranes que trascendían de los tratados de todo el mundo descubriendo con un regocijo, casi diabólico las irregularidades de los hogares los antecedentes sospechosos, las cosas ridículas se apedillaba sanz y hacia sentido verso que publicaba en el barranquino desde esa noche aprovecho la oportunidad para conducir a rosario por todos los senderos del idilio: le hablo de su corazón lacerado de su sufrimiento hondo profundo, ceame usted, señorita y de que a veces en sueños cuando el alma divaga. Transcurrieron cuatro meses, desde el dia aquel de su desengaño Mauricio se sentía en medio de la vida como una palma en un desierto encontrabase solo, derrumbado, interiormente desligado de las personas que amarra teniendo que replegarse en si mismo que pasar desapercibido que achicarse, al reconocer al de los ojos de caramelo tuvo una gran avidez por aplastarle como un insecto, con cuanta rabia, observo la superiorida del señorito sobre el plebeyo le hubiera estrangulado, como observo la superioridad del señorito sobre el plebeyo le hubiera estrangulado, como a un voláti. Cada detalle de su investigación érale amargo como un trago, de zumo de achicorias, se refino desde un trago de tales de comparación y salía desconsolado, se encontaba mandíbulas vulgares, piel poca limpia, ojos inexpresivos, además rustico; y se hizo misántropo: sepultabase en el campo, bajo los espinos bajo cuyo ramaje se escuchaban ruidos confusos como de animalejos torpes allí echado recordaba toda su historia mataperro, chapuzones en los arrocaminantes sobre las tapias, cacerías con liga merodeos de fruta que le dejaban un sensación astringente en la boca en ese medio ambiente de cuartel y de batalla, había despertado su afición por la malicia, era en esos campos de recuerdo sagrado donde había caído su padre por defenderse a la patria, eran esas tapias grises que había cruzado tantas veces con el corazón gososo, las que le habían enseñado a venerar la memoria de su padre y las carreras de las armas, y reconstruirá la batalla, pensaba en ella como en algo mitológico, como piensa un colegial que empieza a manejar antologías griegas en los heroes de Homero, tiempos que en los bocados del rancho, no eran tan desabridos y en que la gorra encarnada del coronel no era autoritario, ahora, por mas buena voluntad que pusiera todo estaba deslucido, los campos marchitos, bajo el sol de otoño, el mar desteñido, exasperante, monotomo, como su vida; así como en las tormentas de estío cae sobre las hojas la primera lluvia de gotas gruesas y calidas, asi sintió Rosario sobre su piel morena los besos del tambor, apasionados, delirantes, sobre las mejillas, destraz de la nuca, en los lóbulos de las orejas, devoradores, vampiricos.

EL LANCHERO Y SU SUEÑO CON LA MOMIA Se dan cuenta los hombres lancheros que una vez terminado el trabajo que les encomendaba dicho dueño que los recomendaban en aquel trabajo siempre solían quedarse en aquel trabajo, pero cierto lanchero, se quiso quedarse en el trabajo, el dueño acepto y el hombre se quedo mirando aquella luna llena pues la noche cayo en aquel trabajo, el hombre salió a dar vueltas sobre el largo camino que daba hacia la avenida Balta. Bueno el lanchero al ver que no había nadie se puso a tomar unos cuantos tragos, pasaron los minutos y las horas, bueno así el hombre se puso muy raro, su carácter cambio y su voz parecía que ya estaba muy mareado y asi fue a dar a su cama ya en su cuarto se tiro a la cabeza un golpe muy fuerte y asi se quedo. El hombre comenzaba a roncar y asi comenzo el sueño muy mortífero, pero don Santiago decía que era una momia, vestida de mujer de princesa antigua que fuera sin excavación, lejos de los sueños subterráneos clausurados con arena endurecía, llevados por sus propias manos a cada una que se le presentaba, pues el hombre se levanto con solllozas lagrimas, persignándose se dijo así mismo que sueño tan horrible se sentó frente a la orilla del mar, el hombre no supo tal sueño o la belleza de aquella momia, dos días después una noche muy nublada el lanchero se puso a mirar por la ventana hacia la mar, un grito espeluznante salió de aquel barco, las vendas eran de tejido blanco destrozor entonces las cuerdas de esparto con los dos ojos rectangulares azules que imitaban a las momias, el hombre se le puso la piel de gallina porque no lo podía creer el se decía este es el sueño que yo soñe y lo estoy viendo en realidad no puede ser la momia, se le acerco y le dijo no seas un borrachoso y un perezoso,después el lanchero le dijo yo no soy ningún borrachoso y menos un peresos como lo acabas de decirme, yo tengo un hogar que mantener y una familia que mantener y si no me crees, te invito a mi casa para conversar mas sobre mi dulce hogar, la momia le dijo yo estoy viendo tu futuro hacia delante, bueno el lanchero una vez mas le dijo a un no me crees, no pero yo nunca voy a tomar más ese licor y si yo tomé aquel vino es por que quería borrar esa inútil imagen tenía por dentro, y bueno yo se que el tomar no me pasará, hacia aquella mañana el lanchero fue echado del empleo de donde el trabajaba, y asi se dedico a beber y beber, su pareja se llego a divorciar de él y el se dedico a la guasca, entonces el se puso a pensar de aquel sueño que se había echo realidad, y se lamento por toda su vida, poco mas tarde se supo que el lanchero se sentía cama de su propia casa de sus padres, poco más tarde se supo que el hombre murió.

EL BORRACHO SANPEDRANO Eran unos señores muy borrachosos que cada semana se agarraban desde que caía la tarde hasta las madrugadas o hasta las tres de la mañana, pero solían llegar a casa siempre pero aquellos hombres vivían por la dacha de San pedro. Ellos trabajaban en un fábrica muy conocida que es TUCHISA S.A. salían a las 6:00 p.m. de la tarde cada vez que se ponían a tomar creaban muchas y rigurosas luchas o bien peleas callejeras de barriada, bueno siempre salían ilesos de cada pelea que solían hacer por otras calles en donde solían a ponerese a tomar entre peleas callejeras el que más provocaba se llamaba Santiago y era conocido como pisco rico, bueno las gentes solían alistarse ya cuando se acercaba el fin de semana, eran unos guascas pero siempre se amanecían a trabajar para sobrevivir y vaya que si se as ganaba porque era muy atento para todo y siempre dispuesto, para lo que le decían los dueños, bueno como tenía su coche muy antiguo pero le servía para llevar todo tipo de trabajo pesado, este tipo era bien gordito pero muy bajo de tamaño, en la chamba le decían chapulín de San Pedro, la gente en el trabajo lo querían por su empeño por el trabajo que realizaba cada dia de fin de semana algunas, veces el era el que se quedaba hasta mas oscureciendo que se ocultaba el sol con sus fuertes rayos que solía darle hacia el rostro, este hombre se le apreciaba mucho pero no era respetuoso porque no sabía comportarse, con los demás era un poquito groserito con las damas pero ya en casa lo trataban de otra persona porque era el pisco fuerte en su barrio, un día se hizo la promesa de no venir borracho de aquel trabajo donde el solía dejar toda su rigurosa y esfuerzo que se agotaba en dicho empleo, pero nunca el venía sano a casa porque los demás lo llamaban y el se decía para la otra semana vendre sano a casa pero en aquel dia se levanto muy temprano y se marcho a su empleo, era un sábado y él no veía las horas de salir con dirección a su hogar, eran las seis de la tarde y cuando llamaron fuertemente en la oficina su nombre el de Santiago el se comenzó a reír y se dijo esta semana si me voy de frente a mi casa sanito, pero el diablo lo tentó una vez más y se uy borracho en la cantina y se fue a su casa muy mareado, se fue como a las tres de la mañana estando por la guasca, en toda la esquina se apareció un alma de negro, se desmayo y después se dijo ya no tomaré nunca más en mi vida.

LOS MALES DEL SEÑOR OBISPO Para curar al señor obispo, que seguía en su palacio, habían ensayado sin éxito los medios del cielo y de la tierra, de los conventos ricos, llegaban los finos regalos que pudieron confortar a la amada de Salomón, los caldos gordos con “posturas de gallina”, como decía la descripción, que velaba al enfermo, las chirimoyas, que no hacen daño, pues son perfumes del señor, las morenas traían, por manos consagradas y olorosa a santo Sahumerio, las pastas blancas y doradas en forma de corazón, de corona de espinas, de cordero pascual, de paloma evangélica, fina delicia cuando la madre adabesa supo batir la yema con azucar y amasarla, durante cinco rosarios por lo menos, con las almengras cabezonas, de todo ello, probaba, para que no se la reventara la hiel, el señor obispo, sobre toda golosina opinaba doctamente, a pesar de estar un poco aromadizado y por ende menos apto a discernir sabor y olor. Mas a pesar del trisagio rezado cumplidamente para recordarlos afanes del santo sepulcro no hallaba alivio el señor obispo, y fue menester llamar a los mejores físicos de la ciudad, don Moisés, el barbero de la ciudad y un hereje luterano venido de flandes. Llegaron todos en sus mulas ostentosas, recubiertas con gualdrapa morada llevando dos relojes al cinto, muy galanes, pero aquí fue confusión y desorden como en la torre de la escritura,. el brazo de su eminecia para sacarle ocho onzas de sangre corrupta, tan solo don Panchito se inclinaba a recetar el chocolate como es infalible medicina, a saber con canela el barbero a medio astrologo replico citando los signos y planetas que influyen en la natural condición humana, para terminar aconsejando la sangría, que esclarece los tuetanos, por cristiana humildad, recomendo además los evangelicos colocados sobre el vientre desnudo, las fricciones con agua del caramelo, las hilas secas en forma de cruz y un pegado de ungüento basilicon que conservara la natural humedad de la parte, en persistiendo el daño.

EL CIUDADANO Y EL CEMENTERIO Corrían los niños, gritaban en pleno día de los muertos en aquel cementerio divino, los familiares solían a dejar ramos de flores y a ampliar sus nichos de sus parientes fallecidos y enterrados, bueno hay gente que se encuentra en caminata otros venían con sus propios carros y los mas pequeños corrían hacia el auto para ganarse un sencillo de aquellos dueños, otros decían a los que llevaban un ramo de flores, le limpio su nicho señora, otros decían, le pinto su nicho, otros decían agua señores, bueno de todo había para esa fecha muy importante para aquellos que habían perdido sus seres queridos, siempre de cada labor algunos salían contentos de aquel día cansado pero los que salían cansaditos eran lo mas pequeñitos, ellos tenían que correr de aquí y de alla con sus trapitos o bien con sus aguitas en sus jarritos que solían ingeniárselos, bueno entre estos había llamado la atención de los que iban a dejar sus ramos de flores a sus nichos correspondientes de sus seres queridos, eran saqueadores en aquel cementerio se llevaban los ramos de flores de los muertitos y luego se los vendían en afueras de las calles, y asi los muertitos se quedaban sin ramos pero estos eran gentes ya maduras, ya a uno habían capturado y le llamaban el pericote, lo llamaban asi porque era demasiado pequeño, bueno Joel no escarmiento y seguía robando las florecillas de aquellos cinco nichos, entonces vio a una anciana, que llevaba un buen ramo para un nicho muy alto y como el podía subir se le acerco le dijo: “Lo subo y no le cobrare nada señito”; bueno Joel subió muy rápido y agil pero le dejo en el último, ósea en el techo la anciana le rezo a su ser querido y luego se marcho, este se subió y cogió el ramo y se lo vendió a un precio muy elevado, y así se paso toda la tarde luego vino la noche, y tuvo una horrible pesadilla y soñó que le decían dame mis flores que me haz arrebatado bueno el chico se dio cuenta de que había echo mal durante ese día luego se marcho al cementerio y colocó aquel ramo y rezó por difunto y así se fue a casa contento.

LA HUACA Y LA SEÑORA DE BLANCO Cuentan que una vez en aquella dacha que se encuentra en el barrio de San Pedro, vive un barbero que su casa queda al frente de aquella ruina y parisiaca que antes de la media noche se oye gritos de mujer y otros afirman visto a una dama con un vestido muy blanco y una cadena que se arrastra por toda la dacha, y otros afirman ver a una dama vestida de aquel color pero de que si estan seguros es visto a la dama de blanco gritando ayúdenme por favor que si no salgo nunca me voy a quedar para toda la vida. Pero ellos afirman que dentro de esa dacha hay un misterio que aún no a sido cabado dentro de aquella ruina, se dicen que los incas dejaron todo el oro guardado para que los españoles no se lo llevaran todo lo que ellos guardaban para sus progenitores. Se dicen que muchas personas han intentado cabar pero nadie a encontrado nada es eso lo que llama la atención a mucha gente que insisten que hagan una excavación pero desde muy adentro, otras gentes tienen miedo por lo que encuentren, muchos misterios que dentro de ella, dentro de su haber se puede descubrir para la incógnita, bueno de lo que ellos afirman se le puede expresar varias cosas, temores, miedos, tentaciones, rumores, afirmaciones, maldiciones, en otra parte se puede decir que si se llegara a cabar esta misteriosa ruina, saldríamos de una vez de toda duda que antes se decía de aquella dacha, bueno en este tema no se a tocado nada de que si dicen lo que ellos afirman visto es realidad, por mi parte yo nunca e creído tanta barbaridades si ellos afirman visto algo habrá que cavar pero bien a fondo, cuentan que una vez el barbero se quedo hasta altas horas de la noche y al ver que su ventana estaba abierta se fue a cerrarlas y cuando se acerco vio a una dama de pelos muy grandes, era vestida de blanco su pelo gringo que brillaba, el hombre se quedó boquiabierto, y escuchaba el ruido de un caballero y después salió el caballo que era de blanco y rebusneaba la dama, tenía una cadena al cuello y el caballo tenía el collar de oro, el señor no podía creerlo pero de pronto se vio obligado a cerrar sus ventanas porque tenía miedo al quedar hipnotizado como otros de su calle.

EL HOMBRE DE LA CAPA NEGRA Corrían los años y todo iba cambinado de una forma estupenda, la ciudad de Chimbote, los caminos y carreteras se abrían paso para los carros que iban a transitar por aquellas avenidas, las arenas que eran despobladas eran poco a poco cubiertas por habitantes que se venían de la sierra o selva. Bueno Chimbote se venía poblando de poco a poco, la gente pobló menos el cerro dos de mayo, se dice que en ella se puso una cruz que hasta el día de hoy ya no parece por el reservorio y por los demás pobladores que hoy lo habitan. Bueno en aquel día se decían muchas cosas sobre Chimbote, otros contaban que habían unos chinos en una casa que al entara no volvieron a salirnunca más, después se dijo sobre el incendio sobre el barrio el acero, después que otros más, pero se decían mucho sobre esa epoca, bueno sobre el hombre de la capa negra se dijo que lo habían presenciado unos periodistas que transitaban por aquella pista del frente o carretera central, porque en esa época era la única carretera que transitaban los vehículos, los que presenciaron este echo eran personas que pasaron muy tarde, bueno la hora no se exactamente pero se dicen que eran las cinco de la madrugada ya en ese tiempo las personas le parecía que era demasiado tarde para ir por esa avenida a hora la gente transita hasta de pie, pero como en esa época se decía muchas cosas lo que venía ocurriendo por esos tiempos, dichos tiempos aquellos eran una cosa que se decían y ya la gente se comenzaba a aterrorizar por dichas fantasias de muchas gentes ignorantes. Ellos afirmaron que aquel hombre de la capa negra se vio como saltaba de un lado a otro, pues al ver esto los que presenciaron se quedaron como tartamudos y asustados y a la vez aterrorizados por aquella criatura vista por dos personas muy claves, se decían que ellos eran periodistas y luego informaran a la prensa de donde ellos trabajan y asi salió este espeluznante y terrorífico accidente, bueno sobre este echo hay muchos otros accidentes que se daba en esta época contemporánea.

EL TRABAJADOR Y EL FLOJO En un barrio del acero, vivía en un rincón de esta zona un trabajador que se dedicaba a la pesca, el buen hombre se levantaba muy temprano para vender en el muelle, era muy respetuoso y sabía que el trabajar no era muy difícil como decían sus demás compañeros, había otro muchacho que vivía en un barrio muy bueno mas que el otro muchacho porque lo tenia todo sin ser nada, pues el padre lo daba todo, un día que el padre se puso muy mal aquel muchacho, no se dedico a ser absolutamente pero lo que es nada; bueno para la mejoría de su familia se necesitaba dinero y para la mejoría de su padre, cuando aquel muchacho se dedicó a buscar un empleo no lo conseguía porque, no había empleo que le gustaba, entonces se dedico a comprar en el muelle peces para vender en casa de sus tios y demás familiares. En aquel día, el joven se fue con destino a su empleo de comprar y vender y en esos rumbos se tropezó con aquel joven que se dedicaba a lo mismo pero vendía a la gente, y así ganaba más que el otro, entonces al ver esto aquel hombre se dedico a lo ismo, pero no vendía nada porque no solía hacer para vendedor como aquel joven, entonces pasaron los días y el joven ya no solia a vender y se dedicaba a estar en unas esquinas muy malas para él. En aquel dia el amigo de este le recomendo un empleo pero el joven no lo quiso aceptar mas porque se sentía defraudado en aquel entonces. Bueno al ver el amigo de este le dijo coge tus cubetas, y vamonos hacia el muelle a vender juntos y asi podras vender y trabajar, el joven no se hizo esperar, y se marcharon a trabajar con ganas y sin temor. Pues mientras vendían su padre llego a fallecer, y el se puso muy triste y fue alli donde se dio cuenta que el empleo no quita lo valiente, ni la moral; el joven a partir de ese momento se dedico a otra cosa con tal de ganar dinero pero honrado y no de mal vivir, el joven fue progresando en su vida cotidiana, sus familiares lo comenzaron a respetar y ser respetuoso con los demás, los vecinos hablaban bien de él y se dio cuenta que cada dia se superaba.

EL ANCIANO POBRE En Chimbote existe un pueblo llamado La Unión en la cual vivía un ciudadano, en una casa de la avenida palmera vivía una anciana que era muy pobre que un día la anciana murió, entonces en su casa comenzaron a penar; en la cual sus familiares dejaron de vivir en ese lugar y pasando el tiempo esa casa de la pobre anciana fue vendida a dos jóvenes recién casados en la cual vivía en ese lugar donde penaba su alma de la anciana; estos dos jóvenes de haber comprado esa casa comenzaron a tener miedo de vivir, en esa casa de la anciana sucedieron cosas terribles. Que un día vinieron visitas a la casa de los jóvenes. Sus familiares no lo encontraron a los dos jóvenes recién casados, pero encontraron algo escrito con tinta de sangre, escrito en la pared que decía "A nadie puede ser vendida esta casa porque esta casa es de los muertos".

EL TORO DE ORO En el pueblo joven San Pedro hay un cerro llamado la huaca, de está huaca bajaba un toro de oro, encima del toro había un sillón de oro que siempre entraba en el colegio José María A. ese toro era como un guardián de la huaca. Entonces sucedieron cosas terribles, cuando dos jóvenes inquietos subieron aquella huaca a escabar y a robar los huacos que pertenecían al toro de oro, en la cual salió e l guardián que cuidaba la huaca los jóvenes quedaron paralizados ene se momento uno de los jóvenes se quedo mudo y el otro ciego. Los jóvenes asustados corrieron a sus casas y al ver las condiciones sus familiares de los jóvenes fueron a los hechos ocurridos en aquella huaca de San Pedro donde los familiares vieron las distintas huellas de animales en la cual nadie puede escarbar, esa acá en la noche porque cosas terribles suceden.


LA SIRENA ENCANTADA En Chimbote había un pescador llamado Enrique, que tenía una lancha en la cual salía a pescar todos los domingos en las noches. Según la historia que cuentan que don Enrique tenía la responsabilidad de manejar su lancha con precaución. Salió a partir desde las dos de la madrugada en su lancha rumbo a pescar, don Enrique cantaba por el alta mar con su lancha de pronto vio una sirena muy hermosa con el cabello muy castaño que le decía con señas de sus manos que le decían ven. En ese lugar era muy peligroso. Entonces don enrique lo persiguió a la sirena en un sitió donde había una isla que tenía un túnel que las aguas eran muy tranquilas, don Enrique entró en aquel túnel y las aguas que estaban tranquila comenzaron a achicarse en aquel tunel encantado y entonces fue aplastado el pobre pesacador y fue llevadas por las aguas, y al otro día los guardacostas comenzaron a la búsqueda pero no lo encontraron a don Enrique.


LA VIUDA Según cuentan los pobladores del 2 de Junio, que las vecinas comentaban sobre una señora bruja que hacía maldades alas personas. Cuando las vecinas de ese pueblo supieron que la bruja hacia daños a las personas, la denunciaron a las autoridades de ese sector, los cuales se encargaron de arrestar a la bruja, pero cuando entraron a su casa la encontraron muerta y nadie supo quien fue el asesino de la bruja. Desde que la bruja murió en ese sitio se apareció la bruja en la cual lo llamarón la viuda, que se vengaba de las personas que lo hicieron daño y que también que atacaban a las personas que no eran bautizadas y que les hacia cualquier daño.

LA CASA LLENA DE ORO ENCANTADO En la urbanización El Carmen vivía una familia muy rica en dinero, tenían una linda casa en la cual los vecinos tenían envidia de esa casa, un día cuando sus familiares de aquel joven millonario que tenía todo, abuso de una servidumbre y lo enterró en su propia casa, entonces el joven se volvió loco, fue liquidando a sus familiares, entonces cuando la policía se entero del asesinato de toda la familia millonaria, los policías encontraron al joven rico en su cuarto lleno de oro y plata, y a la vez al joven muerto, entonces cuando vieron estas cosas la gente que vivía por allí a lado de aquella casa. Los muchachos comenzaron a entrar a aquella casa rica pero nunca salían de aquella casa, los jóvenes se desaparecían dentro de la casa, un ratero entro a robar en esa casa rica, al ratero lo encontraron muerto. EL NIÑO En Chimbote en la urbanización los Cóndores de la Unión, había un niño que siempre los domingos salía a jugar con sus amigos en la pista, que un día la madre del niño le decía que no jugara en la pista porque era muy peligroso y el niño no le hacia caso a su madre. Un día un ómnibus que se trasladaba al paradero de Ramón Castilla atropelló al niño y así que esa pista que siempre todas las noches empezaba el niño a llorar y a llamar a su madre. Un día la madre salió a ver quien lo llamaba a fuera, la madre vio a un fantasma, desde entonces la madre se quedo loca.

EL AHOGADO Un cierto día un grupo de pescadores comentaron en alta mar apareció un fantasma que lo llamaban “El ahogado”. Este ahogado fue un trabajador de la misma lancha, un día desapareció en alta mar, siempre llegaba a molestar a los pescadores que aparecía en noche de luna quería aterrorizar a otras personas tan temerosas cuando lo miraban al ahogado se quedaban sordomudo y comenzaban a adelgazarse para que no suceda eso tenía que tirarse al agua, el fantasma no se tiraba al agua es así donde rompe la intención que te hiciera el Ahogado.

EL DESAPARECIDO Un día un amigo de mi padre llamado Eduardo le envito al cine para la función de noche con varios amigos y acordaron encontrarse a las 9 de la noche, pero su amigo no acudió a la cita quedando su padre muy intigrado, sin embargo a las 11 de la noche este se apareció diciéndole “disculpa compadre por no haber cumplido contigo pero tuve que hacer unos asuntos muy importantes, ahora me voy a ver a mi madre” hasta que todo era normal, lo sobrenatural y extraño ocurrió cuando el día siguiente su padre se entero por los diarios que su amigo Eduardo había fallecido en un accidente ... a las tres y media de la tarde por supuesto que su padre creyó que se trataba de una equivocación pero al averiguar se entero que era verdad sin embargo no se explicaba como se le pudo aparecer a las 11 de la noche si había muerto a las tres y media de la tarde, y este hecho nadie se lo creyó, todos le decían que cuando lo vio debió estar ebrio o lo confundió con otra persona, para su padre sabe que no es así y aún cuando no creía en los hechos sobrenaturales esta vez no le creó más que creer.

EL CABALLERO NEGRO DE DOS CABEZAS Según cuentan los pobladores de la Victoria todas las noches eran propicia para que apareciera el “Caballero negro de dos cabezas”, en la cuál la gente tenia la capacidad de apagarse las luces a partir de las cero horas de la noche, él aparecía – el caballero negro de dos cabezas –, en el momento que encontraba a la persona afuera de la calle el caballero se encargaba de maldecir a las personas que se encontraba fuera de su hogares en que consideraba que toda su familia desapareciera uno por uno, y le encontraban a su familia muerta.

EL CUENTO DEL CHOFER Según cuenta la vecina que vivía frente al cementerio. Que un día murió una señora muy mala que siempre se aparecía en el día del padre que siempre salía con un manto de color negro que caminaba en el aire, la señora mala y que siempre le recogía un chofer en un carro de color negro que siempre lo esperaba en la puerta del cementerio del 02 de junio, cuando un día vio una señora a partir de las 2 de la madrugada que siempre el chofer que conducía el carro de color negro y cuando lo iba a recoger a la señora mala, el carro siempre se desaparecía en el lugar en donde siempre lo recogía. EL JUGADOR DE CASINOS Había un jugador de casinos que a todo el mudo le ganaba y según dicen que el diablo de esto se enteró; y se presentó ante él y le dijo – he oído que eres un buen jugador, pero ahora te toca jugar conmigo – el joven acepto y comenzó ganándole, juego tras juego, hasta quedarse el diablo sin pantalones ni camisa; pero el diablo dijo – no tengo nada ahora, pero te apuesto mi hija – listo – aceptó el joven. El juego transcurrió y lamentablemente el diablo volvió a perder. Ahora entrégame a tu hija – le dijo – le dijo. Esto te va a costar mucho trabajo dijo el diablo – por que ella esta muy lejos –. El joven le resto importancia y le dijo – No importan –, dime en donde está y lo traeré, aunque me cueste trabajo. Muy bien; dijo el diablo; aquel lugar se llama Pampas verdes Río grande. El joven comenzó la travesía, caminó hasta cansarse y en un paraje del camino se quedó dormido; cuando despertó se asustó al ver que un cóndor estaba a su lado y le dijo – sé hacia donde te diriges, ven, sube sobre mi espalda y te llevare a Pampas Verdes. Al llegar al lugar encontró a una chica bañándose y le dijo seguro de que ella era la hija del diablo, - vengo a llevarte, por que tu padre te apostó jugando casino al que yo le gané. La chica le dijo – antes de llevarme tienes que pasar muchas pruebas, porque mi padre es muy malo; primeramente tienes que traer leña en la yunta, tienes que traer el ganado de muy lejos, dar de comer a los chanchos que son muy bravos. No importa – dijo el joven – haré todo lo que me pidas tan solo por llevarte. Después que hizo todo regresó a donde la chica y le dijo – he venido a llevarte por la apuesta que le gané a tu padre jugando. Primero hazme otros trabajos más; dijo la joven – mañana temprano vas a traer la vaca, el toro y su cría. Mucho sufrió el hombre para hacer estos trabajos, pero llegó a cumplirlas. Así cumplió todos los trabajos, luego vivió con la chica un buen tiempo, y lo abandono.

LA AMBICION DE LA ESPOSA DEL CAMPESINO Le invitaron postres y le recitaron canciones y como número final le pusieron dos cofres, uno grande y uno pequeño para que escoja; el campesino por ser de avanzada edad por supuesto escogió el más pequeño y se despidió de su amiguito. Al llegar a Casa grande fue la sorpresa cuando vio que dentro del cofre habían muchas joyas preciosas y rubíes. El campesino le había contado todo a su señora, está al darse cuenta que existía también un cofre grande y por el hecho de no habérselo sido traído por su esposo lo llamó tonto y un montón de vulgaridades. La mujer salió hacia donde el bosquecillo de los canarios donde al llegar estos la recibieron con mucho miedo y después de brindarles postres y agasajos a lo que la mujer se rehusó, le mostraron los dos cofres, uno grande y uno pequeño. La señora sin dudar escogió la más grande y salió sin decir nada. Por el camino pensaba ella de la gran fortuna que llevaba dentro del cofre; tanta era su ambición que en medio del camino se detuvo a ver que joyas preciosas contenía y grande fue su sorpresa cuando vio que dentro de ella había una simple y sencilla bola de cristal, cuando trató de tomarla esta se elevó por el aire mientras la señora pensaba que dentro de la bola se hallaban las joyas. En su afán de poder atraparla la toma y cae al suelo rompiéndose la bola, desparramándose en polvo. La señora lloró desconsolada y solo se limito a soportar la tan grande humillación que le vivir. Llegó a su casa y le pidió perdón a su esposo por todas las faltas que le había hecho contra él y le prometió cambiar por el resto de su vida.

EL HERMANO INUTIL En una pequeña aldea, parte Sierra, casi pegado a la montaña habitaba una familia conformada solo por tres hermanos, de los cuales uno de ellos era tratado como el inútil y tonto, y no era para menos, pues era el hermano menor. Cierto día un capataz andaba buscando un buen leñador, llegando a la casa de los tres hermanos. Salieron al encuentro los dos hermanos mayores – a que se debe su visita señor – le dijeron, ando buscando un buen leñador – respondió el capataz –. Con mucho gusto iríamos nosotros pero tenemos que hacer, pero nuestro hermano menor es más trabajador que nosotros y a él le enviaremos – dijeron los hermanos. Una vez en el bosque, el capataz ordenó al muchacho a cortar el tronco más grande y más robusto que había; le dejo el hacha y se fue. El muchacho (el hermano menor) tomó con mala gana el hacha y con una desfachatez y haraganería puso a cortar el árbol al cual no le hacia ningún rasguño; impotente el muchacho se puso a llorar; en ese momento se le presento un gran oso y pregunto al muchacho el motivo de sus tristeza, manifestándole por consiguiente que no podía cortar el árbol; el oso apiadado de aquél hombre y sin más remedio tomó el hacha y de tres tajos hizo caer al árbol a lo cual el muchacho le agradeció. Al regresar el capataz quedó asombrado de la rapidez del trabajo. Pasaron los días cuando de pronto llego a la casa de los hermanos un agricultor quien solicitaba un trabajador para lo cual los hermanos mayores enviaron al menor. Una vez en el campo el agricultor ordeno al muchacho segar un inmenso trigal y se fue; el pobre tomó la hoz con tanto desgano y cortaba apenas unos pequeños tercios. Ante su impotencia se puso a llorar; en esos momentos se le presentaron las hormigas que luego de saber lo sucedido comenzaron a amontonar el trigo grano por grano, mientras el muchacho descansaba en la parva. Después de poco tiempo acabaron a lo cual el muchacho agradeció. Al regresar el agricultor se quedó maravillado de la supuesta rapidez y paciencia del joven al amontonar grano por grano el trigo. Pasaron los días cuando se presentó en la casa de los tres hermanos un amansador de bestias solicitando un ayudante a los que los hermanos mayores enviaron al menor. Una vez en el establo el amansador ordenó al joven, dos mulas que eran las chucaras y difíciles de domarlos, amansarlos. Viendo que era imposible lograrlo el joven se puso a llorar su impotencia y en aquel instante se le presento un mono que llegando a saber de su problema, tomó a una de las mulas por la cabeza, amansándolo en corto tiempo y lo mismo hizo con la otra dejándolos listos. El amansador al regresar se quedo maravillado de la rapidez del trabajo, a todo esto había un problema que al hermano menor no le gustaba, y era que todos los pagos lo recibían los hermanos mayores tocándole a él una pequeñez. La historia termina cuando el hermano menor decide separarse de sus hermanos para siempre; y no se sabe como ni por que; pero el joven llegó a tener muchos bienes que cualquiera codiciaría.

EL LANCHERO AMBICIOSO Se trataba de don Santiago, más conocido como el ambicioso, era muy pesimista, gustaba de altanerías, no trataba muy bien a sus peones de lancha, era orgulloso, en fin una persona tal que no se dejaba convencer por nadie. Para él todo era dinero, absolutamente todo, que no gastes mucho, que él mas barato es mejor, todo lo hacia a su deleite. Todo esto tenia que acabar algún día, pues ese día no fue el previsto para cambiar su vida. Sucedió que partiendo hacia mar afuera en busca de las manchas anchoveteras y siendo ya casi medio día, acertaron con un cardumen de anchovetas. El patrón Santiago por supuesto gritaba a sus peones que levantaran la bolsa con cuidado, pues era hombre de varios viajes, todo parecía estar tranquilo, pero sucedió lo inesperado. La lancha de repente comenzaba a tambalearse de izquierda a derecha; las poleas tronaban como cohetones, conforme subían la bolsa, una bolsa de cientos de brasa; conforme subían la bolsa se sentía que la lancha iba hundiéndose poco a poco, el pánico se apoderaba de los pescadores, se alcanzaba a ver la mancha de peces en el fondo del mar, hasta que se daría el grito de alerta ¡CORTEN LA BRAZA QUE LA LANCHA SE VA A PIQUE! Era tan grande la desesperación que alcanzaron cortar la brasa de la bolsa dejando en libertad la gran cantidad de peces que en si superaba al peso de la lancha. El mar parecía una pista de patinaje sobre hielo por la gran cantidad de anchovetas que saltaban y se deslizaban encima del agua. La lancha había perdido su bolsa y una gran fortuna. Don Santiago no se cansaba de maldecir a todo el mundo; pero esto no cambiaria su vida. La desgracia fue peor cuando un día rumbo al desembarcadero la lancha había sufrido una avería en la popa, era una gigantesca abertura que terminó con el hundimiento de la lancha y con esto se acabaría la orgullosa y ambiciosa vida del patrón Santiago.

EL HARAGAN Había un hombre que tenia esposa e hijos pero era un poco haragán ya que era la esposa la que trabajaba para mantenerlos. Un día el hombre fue llamado por su compadre para que vaya a trabajar en el campo, para lo cual le exigió a la esposa su fiambre para cada día. La señora contenta de que su esposo vaya a trabajar se dio su tiempito para visitar aquel terreno donde había bastante yuca y racachas que ella aprovechó para llevar a su casa. Pero todo aquel invento de trabajo fue una patraña del marido, ya que nunca pisó aquel campo sino que se la pasaba vagando de pueblo en pueblo. La señora fue recriminada duramente por el verdadero dueño del terreno en el que supuestamente su marido trabajaba, por llevarse las yucas y racachas; muy molesta llego a su casa y con tanta cólera que con un palo comenzó a pegar a su marido hasta dejarlo semimuerto y lo abandonó en un monte. Después de un buen rato un poco medio aturdido, y entre ojo medio abierto llegó a observar que estaban cerca de él dos buitres que conversaban plácidamente. Uno de ellos decía que en un pueblo no había agua y que la solución estaba sobre una piedra grande a la que hay que abrir para que rebrote agua. Nadie lo sabia más que los gallinazos, y decían de que si alguien sabia de esto de seguro se convertirá en rico. Al rato el hombre escucho a decir que la hija de un millonario estaba muchos años enfermo y que la cura solo los gallinazos lo sabían; escucho a decir que el mejor remedio era la falta de un hombre. El hombre se levantó sorpresivamente, ahuyentando a los gallinazos y olvidándose de todo problema llegó a donde su esposa a darle la buena nueva diciéndole que regresaría dentro de un par de días con mucho dinero. Tomó rumbo al pueblo donde no había agua y pidió a la gente mucho dinero a cambio de que él le entregaría mucho agua; y así fue. Seguidamente tomó rumbo hacia la casa donde se encontraba la niña enferma (señorita); le dijo al padre que sanaría a su hija a cambio de mucho dinero, a lo cual el padre aceptó. El hombre pasó la noche con ella y la joven quedó curada de su mal. El hombre regresó con mucho dinero a su casa y vivieron de gozo y felicidad.

VERSIÓN SOBRE EL ORIGEN DEL NOMRE CASMA Pues si hemos de tratar de Casma, será bien aquí saber cómo se dedujo este nombre, al respecto existen dos versiones que tratan de explicar, la primera es la palabra “Casma”, proviene del quechua “Kasthma”, que traducido al castellano significa enfermedad, que se caracteriza por la dificultad en la respiración. La segunda versión es que el vocablo “Casma”, proviene del Runasimi quechua “Cusma”, que traducido al castellano significa “Cierta clase de camisetas”. La historia nos demuestra desde hace muchos años atrás que el poblador de la sierra siempre padecía de dos grandes problemas: el primero la falta de trabajo y el segundo que por efecto del clima (frío) siempre padecía “KASTHMA”, o sea dificultad en la respiración, que por aquellos años era una enfermedad incurable, razón por la cual tuvieron que emigrar especialmente a los lugares con climas cálidos. Con esta forma llegaron a este prodigioso valle algunas con la esperanza de una vida mejor y otros en busca de recuperar su salud; pero a medida que los años iban pasando, el poblador serrano que había llegado con la enfermedad del “Kasthma”, por el caluroso clima de este valle poco a poco iba recuperando su salud hasta llegar a ser sanos. Una vez sanados algunos regresaban a su tierra natal y contaban la historia a sus paisanos, quienes se quedaban maravillados por tal milagro. Los enfermos, motivado por tales hechos, emprendían el viaje a este valle encantador, lugar donde este terrible mal se curaba y corrompiendo esta palabra, como corrompen los nativos casi todos los vocablos que toman de su lengua y para castellanizarlo han cambiado la “K” por la “C” y le han quitado la “T” y “H” de modo que han obtenido un nuevo término de fácil pronunciación “Casma”, que significa “Tierra del eterno sol” o “Lugar donde se cura el asma”. En está forma llegaron a este prodigioso valle algunos con la esperanza de una vida mejor y otros en busca de recuperar su salud; pero a medida que los años iban pasando, el poblador serrano que había llegado con la enfermedad del “Kasthma” por el caluroso clima. Aproximadamente en la segunda mitad del siglo XV después de J.C., Pachacutec envió al príncipe Yupanqui, a la conquistas de los yungas o yuncas al mando de 30,000 guerreros. Antes el ataque de los KESWAS, muchos a los curacazcos de Pachacamac y Lunahuaca, que querían vengar antiguos agravios, el chimú a pesar de estar en decadencia, sintió revivir sus glorias militares y lucho con valor y desesperación. Tras la sangrienta batalla que se libró frente a los muros de la fortaleza de Paramonga, los chimus se retiraron a la de Huarmey, y de allí a la de Casma. En las fortalezas cuyas ruinas hoy llevan el nombre de Castillo de San Rafael o de las Calaveras, los Chimus pelearon con tanto denuedo que de ello dice Gracilazo: “Resistieron muchos días la pujanza de sus contrarios, sin reconocerles ventajas hicieron tan buenos hechos que ganaron honra y fama de sus propios enemigos, esforzaron y aumentaron las esperanzas de su curaca el “Gran Chimu” y Ciezo de León, dice: “Osaron competir con los Incas de los cuales cuentan que más por amor y maña que tuvieron que tuvieron que por rigor y fuerza, se hicieron de ellos”. Pero Casma también cayó ante los conquistadores que venian del ande, después de dura resistencia en Santa sobrevino la derrota final, pues habiendo cortado los canales de riego se sometió el Rey Chimú, Santa fue el sepulcro de su libertad. Vencido pues Chimú Canchu, el último gobernante del gran imperio costeño, Casma pierde, para siempre su esplendor de otrora, los incas a su posición de su política con los regiones conquistados dejaron decaer a los pobladores de chimú, y Casma no escapó a esta dura ley del vencedor. Aparece un nuevo poblado, que se ubica en el tercer estrato arqueológico que marca J.C. Tello, con relación a Casma. Este poblado se alzó en las partes bajas del valle con habitaciones de adobe y en las partes altas con piedra y barro. Como restos presenta este estrato tumbos próximos a la población en los que se han encontrado calaveras envueltas en tela; alfarería, vasijas grandes y mates. Es la segunda, Casma, ligada a este estrato superior de influencia quechua, al conquistador serrano, cuyo nombre actual tiene su origen en el Runa Simi. Casma en el idioma quechua significa: “Desmenuzar terrones”. Hay otros versiones que les fija un origen en el vocablo también runa simi “Cusma” que significa “Cierta clase de camisetas”. Ambas versiones tienen algo de cierto, la primera parece referirse a la principal ocupación del casmeño la agricultura. La segunda tiene un asidero en una relación que hiciera Cieza de León, quién al referirse a la vestimenta de los habitantes de los valles de Santa y Casma, manifiesta que: “Todos andaban vestidos con camisetas de algodón”.

UCHUCACHI Cuentan nuestros antepasados, que en Paramonga había una fabrica de aceite, que elaboraba dicho producto utilizando la grasa humana y para lo cual el gerente había ordenado matar a las personas; pero en la costa no se podía matar tan abiertamente por lo que tenían que dirigirse a las cejas de la sierra para esperar a sus victimas, especialmente Quillo, Yaután y Pariacoto. El gerente de la fabrica sabia perfectamente que los serranos bajaban a la costa en busca de trabajo de modo que ordeno a sus bandidos esperar a sus presas en los lugares indicados, diciéndoles: “pues bien acá tenemos nuestras presas seguras”. Sabido es, que por aquellos años no había carreteras, ni carros, entonces la gente de la sierra transitaba por unos caminitos que zigzagueante serpenteaba el cerro hasta llegar a la quebrada, lugar donde se escondían los pishtacos, para atacar a sus victimas las cuales venían con sus comidita para quedarse varios meses. Los Pishtacos, mataban con sus armas llamados Alpanques, que eran parecidos a una hoz. El alpanque tenia un receptor que avisaba cuantas personas viajaban; si eran dos sonaba dos veces el timbre y si viajaban tres igualmente sonaba tres veces, pero los pistachos cuando venían que pasaban en grupo no los atacaban por temor a que uno de ellos se escapara y los denunciará. Por eso los dejaban pasar libremente. Cierta vez, bajo un hombrecito cargado de víveres para todo un año, acompañado por un hermoso guardián, feroz y grande, su perro llamado “UCHUCACHI”. El hombre iba muy ligero, de modo que su perro se había quedado comiendo restos de alimentos en un basural, y sin su compañía llego al lugar denominado “cueva mayor”, lugar donde realmente eran victimados. De ella salió un gringo alto y corpulento, todo vestido de negro, lanzándole el alpanque; pero el serrano que se había preparado para tal fin forrándose el cuello con trapo mojado, no pudo ser victimado fácilmente, hasta se dio tiempo para suplicar y pedir al gringo la última gracia de su vida diciéndoles: “señor por favor no me mate, tengo mis hijos, tengo mi hogar que mantener; pues si me va a matar está bien, pero antes déjeme despedirme de este mundo cantando una canción”. El bandido accedió el pedido, entonces la victima se subió a una piedra muy alta y se puso a cantar diciendo: UCHUCACHI”, UCHUCACHI”, ya nunca más te verán mis ojos. El perro escucho la voz de su amo que gritaba de muy lejos; uchucachi vino muy ligero y encontró a su amo en manos del pistacho, sin esperar mucho se abalanzó sobre él, lo desnuco y lo mató. El dueño, muy alegre, abrazo fuerte a su perro diciéndole: “me haz salvado la vida”, fuera de peligro y muy contentos llegaron al hermoso valle de “San Rafael” – Casma.

EL GALLO CACARAMA Desde hace mucho muchos años en el valle de Casma, se cuenta la leyenda macabra siguiente: En un lugar del valle se Casma, había una casa de adobe con techo de calamina y ventana de madera, en el que vivía una señora y sus dos hijos. Un día los dos hijos de la señora salieron a jugar con sus amigos del barrio y subieron a la cumbre de los cerros cercanos; encontrando una pequeña laguna en uno de los cerros, uno de estos niños decía que en está laguna existían animales monstruosos, pero el hermano mayor sin hacer caso se metió a la laguna para demostrarle que en ella no existía ningún monstruo y al introducirse aguas adentro le comenzaron a crecer las uñas, el pico, las alas, convirtiéndose en un gallo que volaba por los cielos diciendo: ¡Me vengaré de mi padre quien me abandono, de mi madre que no me dio los consejos necesarios cuando más necesitaba y de todas las personas que no supieron comprenderme!, y siguió volando hasta que se posó en una pequeña colina denominada “UYUMPASH”, cerca de Yaután. Los niños asustados corrieron a sus casas y el hermano de éste, contó a su mamá diciéndole: ¡mamá mi hermano de se ha convertido en un monstruo y se ha ido volando por los cielos, diciendo que se va a vengar de mi papá, de ti y de todo el pueblo!, la pobre madre llevó a mares por la noticia macabra, y se golpeaba el pecho diciendo fui mala con él, perdóname, Dios mío. Estando algunas personas cerca del cerro y habiendo presenciado tal fenómeno bautizaron al monstruo con el nombre del “Gallo cacaramá”, y al observarlo en forma detenida vieron que era muy feo y decidieron capturarlo, así lo hicieron, lo ataron con una cadena muy gruesa y al verse atado sin poder escapar canto: ¡qui – qui – ri – qui! ¡co – co – ro – co!, ¡me vengaré de toda la gente!. “Todos los habitantes de Casma, Santa, Huarmey, Yungay y Caraz serán castigados”. El temor cundió día a día en cada poblador, no había paz y tranquilidad en los habitantes por la amenaza lanzada por este monstruo, hasta que al fin según cuentan, que la maldición se cumplió, cuando el reloj marcaba las 3:30 de la tarde del día 31 de mayo de 1970, el sol comenzó a nublarse, se escucho un inmenso ruido, la tierra comenzó a temblar, las casas comenzaron a derrumbarse, el agua comenzó a brotar de la tierra y todo quedo cubierto de polvo, cadáveres uno sobre otro, la gente despavorida y consternada se preguntaba: ¿Qué ha sucedido?, ¿Acaso es un castigo divino?, o ¿Es que realmente es la maldición del gallo cacaramá? Para muchas personas, especialmente para la gente crédula se había cumplido la maldición de este horrible monstruo, y para otros fue un terremoto que azotó al departamento de Ancash. Algunas personas, especialmente los abuelitos siguen viendo al “gallo cacarama” y dicen aún falta la venganza más grande, por que han escuhado en noches de luna cantar ¡qui – qui – ri – qui! ¡co – co – ro – co!, ¡me vengaré! ¡me vengaré!, y ¡me vengaré!.

LOS HERMANOS MATAPERROS Existía una pareja de hermanos, conocidos con el nombre de “Mataperros”, que no paraban en su casa, siempre se escapaban para vagar por el río y los alrededores del “Manchán”. Por aquellos tiempos el “Manchán” había cambiado de “boca” está vez se encontraba frente a las orillas del mar. Cierto día decidieron conocer la “boca” del manchán caminaron por todo el contorno del extenso y singular valle que forma el manchan, luego de tanto caminar encontraron una misteriosa cueva que conducía al interior, los hermanos de inmediato comenzaron a bajar por una de las laderas del acantilado que rodeaba la entrada y cuando pretendieron dar el primer paso hacia el interior estos hermanos se convirtieron en dos estatuas de oro, quedando sentados sobre una de las rocas que anticipo la entrada a la inmensa “boca”. Se comenta que cuando bajan las aguas del mar, se les puede contemplar siempre. Este caso, como las desapariciones, encantamientos y otros hechos sucedidos en “Manchán”, durantes cientos de años han llevado a los casmeños a temer la presencia del “Manchán” como hasta algunos años atrás. Sobre estos hechos sucedidos en las diferentes etapas de nuestra historia ha permitido tejer una serie de versiones a los casmeños como por ejemplo, aquella que señala que ciertas noches oscuras, los pescadores que se acercaban al “Manchán” a pescar, contemplaban en el lugar llamado “la boca”, del Manchán, una especie de procesión el cual era acompañado por un conjunto de fieles que alumbraban a la imagen con cirios gigantes o candelabros que median más de un metro, los fieles se paseaban formando círculos y siempre regresaban al mismo lugar. Asimismo, existe otra versión que menciona que cierto día una embarcación pesquera realizaba sus labores habituales por éste lugar, cuando de pronto, uno de los tripulantes observó que junto a una enorme roca que deja ver al mar se hallaba la figura de dos estatuas de oro, que relucientes brillaban como el sol; toda la tripulación acudió al llamado del pescador, quien ansiosamente solicitó al patrón de la embarcación se acercará para rescatar las estatuas. Todos se emocionaron al ver la valía del botín, la lancha se acercó cuidadosamente al acantilado y con una cuerda trataron de coger a la presa, en el primer intento fallaron, pero en el segundo lograron atrapar y uno de ellos comenzó a levantar a la estatuilla con codicia y emoción, pero una inmensa ola hizo perder el equilibrio de la lancha y cayó el botín al fondo del mar; este pescador victima de una incontenible hemorragia nasal y en medio de un charco de sangre que a todos sorprendió murió. Todas estas leyendas o relatos extraordinarios que se han recogido en forma oral, demuestra el talento y creatividad de nuestros antepasados. Asimismo, nos enseña el valioso recurso de la leyenda para descubrir nuestro origen que sorprendentemente los casmeños han cultivado por varias generaciones.

CERRO MANCHAN En la hacienda “Carrizal” hay un cerro llamado “Manchán” a quien, la gente llama “El encantado” por haberse forjado alrededor de él una interesante leyenda. Cuentan que cuando los arrieros viajaban transportando la correspondencia a lomo de mula, una de ellos extravió una acémila con el correo en las inmediaciones del “Manchán” por lo que se internó en busca del animal perdido. Pronto halló a una mujer a la que interrogó sobre si había visto a su mula y ella por toda respuesta lo guió hasta un abismo donde estaba el animal. El arriero se desesperó, al ver esa situación, la mujer y con la finalidad de calmarlo le dio una cabeza de plátanos diciéndole que pasara lo que pasara con el obsequio no debería referirle a nadie, pues de otra manera moriría. El arriero fue a pernoctar a Casma y a la mañana siguiente encontró la cabeza de plátanos convertida en un montón de oro. Sin acordarse de la promesa, el arriero, reveló el suceso del día anterior a otro compañero el que fingiendo también la pérdida de una acémila logró ver a la misma mujer y recibió la consabida cabeza de plátanos, y a la mañana siguiente encontró en vez de oro un montón de piedras, pero no fue sólo esto porque el primer arriero murió al poco tiempo arrojando sangre por la boca y su montón de oro se transformó también en piedra. Es desde aquella fecha que el cerro es mirado con respeto supersticioso y se denomina “El Encantado”.

CERRO TAJO ABIERTO Tajo abierto, es el nombre que se le atribuye a un cerro, porque se encuentra partido en dos, dando la impresión que es un pase al otro lado; en la actualidad dicho pase esta tapado motivo de un derrumbe. Este cerro queda ubicado frente al desvío del Centro poblado menor de Carboneria, perteneciente al distrito de Buenavista. Al pie del cerro se encontraba un pequeño campo de cultivo perteneciente a Inocencio, un humilde campesino que sembraba alfalfa y maíz, desde muy temprano trabajaba la tierra pero algo le preocupaba y desconcertaba, es que hace una semana todas las mañanas cuando llegaba a su chacra se daba con la sorpresa que un surco de alfalfa siempre desaparecía; sólo encontraba rastros de un animal. Su desconcierto era saber a qué hora llegaba el animal si él pasaba casi todo el día en su chacra, entonces un buen día decidió quedarse para descubrir al animal prejuicioso. Llegó la noche y se acomodó debajo de un algarrobo; sacó su coca y se puso a chacchar. De pronto observo un toro enorme de color negro que salía del interior del cerro, le llamó la atención porque el toro estaba amarrado con una inmensa cadena que salía del cerro, Inocencio, asombrado se quedo quieto mirando como el toro se comía su alfalfa. El toro se dio cuenta de la presencia de Inocencio y se puso a mugir: Muuu, Muuu, Muuu. “No te asustes, yo soy un tesoro muy grande, y puedo ser tuyo; siempre y cuando conserves el secreto”. Es así que la condición económica de Inocencio cambio notablemente. Pero cierto día olvidando las palabras del toro y el compromiso de no contar lo ocurrido, narro la historia a sus vecinos del sector. Estos al saber, se reunieron y acordaron ir al lugar y capturar al toro, y en la noche en grupo se dirigieron para esperar su aparición. Daba la media noche y seguía la espera, cada uno se imaginaba ya poseer las grandes riquezas; era tal su ambición que les hacia perder el miedo a lo desconocido. Al ver llegar al robusto toro negro se dispusieron a atraparlo y fueron a su encuentro sigilosamente. El toro se dio cuenta de los hombres y empezó a huir hacia la profundidad del cerro, los hombres empezaron a correr en su persecución, al ingresar el toro a su escondite, una parte de su cadena quedó afuera y con ella los hombres sujetaron, trataron de detenerlo. En el interior del cerro existió una laguna aguas eran cristalinas y puros donde se sumergió el toro arrastrando a los hombres que sujetaban la cadena y en ese instante hubo un derrumbe que tapó la portada de ingreso, evitando la entrada de las personas. Nunca se supo del toro ni de los hombres, sólo se hallaron en la falda del cerro restos de ropas rasgados y desgastados, además vieron filtrar del interior del suelo una especie de grasa; supuestamente este viene a ser el aceite humano que quedo atrapado al tratar de capturar al toro encantado.

EL ANCIANO Y EL GOBERNADOR En el centro poblado menor de Huancamayo vivía un hombre de más o menos de 35 años de edad, pero por los sufrimientos que padecía, parecía un anciano de 65 años; este anciano solía subir por una cuesta muy empinada. Sus pasos eran lentos, no sólo por su relativa edad avanzada, sino porque llevaba sobre sus hombros, una carga de leña. Estaba aún lejos de su hogar y las fuerzas lo abandonaban. La leña le era cada vez más pesada. Varias veces cayo hasta el palmo del camino. En el límite de sus fuerzas maldijo su suerte y llamo a la muerte diciendo: Si ya no puedo cargar este atado de leña, ¿para qué quiero la vida?, que la muerte me lleve de una vez: ¡muerte ven te estoy llamando!. Al instante apareció la huesuda y le preguntó: ¿para qué me has llamado?. El viejo tuvo miedo, y como era astuto, respondió: ¡para que me ayudes a cargar mi leñito!. Al escuchar está respuesta la huesuda le dijo: ¡muy bien de mil amores te voy a ayudar!. Pues pásame el tercio de leña. El ancianito le alcanzó la leña y la muerte echó sobre sus hombros y comenzó a andar junto con el anciano, pero en vez de dirigirse a la choza donde vivía el anciano lo condujo al pie de un monte y en la oscuridad y el silencio de la noche, la malvada huesuda se comió la lengua, los ojos y el corazón del ancianito y finalmente desapareció. Dios van y dios vienen, los vecinos del hombrecito al ver la humilde choza desabitada comenzaron a preocuparse. Tanto fue la preocupación de la vecindad por la ausencia del viejecito que hicieron tal hecho en conocimiento del señor gobernador de la localidad, este de inmediato comenzó a indagar y en su investigación halló, al pie de un lejano monte, el cuerpo del pobre viejecito sin ojos, sin lengua y sin corazón; entonces asombrado por tal hallazgo él también falleció instantáneamente.

LOS PISHTACOS A comienzos de este siglo, se empieza a escuchar esta palabra que es sinónimo de asesinato, de muerte. Cuentan que en las Haciendas de Tamboréela y San Jacinto, la persona que laboraba en el cultivo de la caña de azúcar, se encontraba intranquila y temerosa, por la paulatina desaparición y el posterior encuentro de personas completamente degolladas. Había cundido la alarma que estas eran secuestradas para extraerles el aceite; ya que según recomendación de los fabricantes de las maquinarias, seria el aditamento idóneo para el máximo rendimiento de estas. El terror fue tanto, que nadie salía solo, por temor de encontrarse con los pistachos. Hace pocos años volvió a cundir la alarma y el pánico, al encontrarse varios cuerpos degollados en algunos pueblos jóvenes de Chimbote, interrogantes aún sin explicación.

SAN SEBASTIÁN DE HUARAZ La catedral de Huaraz está encargada al patrocinio de San Sebastián, mártir del tiempo de dioclesiano, su fiesta el 20 de enero. A los huarasinos los recuaínos les decían “los calatos” porque el santo patrón no lleva vestiduras completas como los otros santos, San Idelfonso de Recuay, por ejemplo, vestido de arzobispo con metro y cayado. Dicen que la primera imagen de San Sebastián que llegó a Huaraz era de tamaño natural, muy hermosa y hueca, vaciada en yeso. Para su fiesta los mayordomos solían taponar los huecos del cuerpo asaeteado del santo y como tenia la boca ligeramente abierta la llenaban de buen vino hasta la altura del cuello. Después de la misa mayor se desatoraban los huecos y el vino salían a borbotones por las heridas perforadas y la gente bebía de “la sangre del patrón” hasta embriagarse. Esto era muy criticado. Cuando se rompió esta primera imagen quedaba marco a una costumbre pagano – religioso, de muy malas consecuencias, se mando pedir otra imagen. La que llegó era sólida y se colocó en la catedral.

EL DIABLO EN LA TRADICIÓN ANCASHINA El diablo es el personaje que mayor número de aventuras ha corrido y corre todavía en nuestro departamento, ningún pueblo se salva, ya como enamorado de las chicas bonitas; y a como acompañante guitarrero de jaranistas, fiesteros y aventureros, ya como tentador de beatas, curas, comerciantes, etc., haciendo pactos con pobres y ricos, avaros y generosos, hasta ser embotellado por una beata flaca y esmirriada, en una oportunidad, y en otra atado con un cordón franciscano y obligado a trabajar mañana, tarde y noche en la construcción del templo de San Francisco de Huaraz. A veces es descubierto porque le ven las patas de gallina o de cabra, otras veces explosiona como un cohete, dejando tras de si una nube de humo, azufre y ceniza. El diablo también está comprometido con el trabajo de brujos, hechiceros, adivinas y curanderas, ayuda a prepara pócimas, brebajes, conocimientos y filtros de amor.

LA NIÑA MULA Mujer que se convierte en mula, los martes y viernes sale por las calles del pueblo, llevando como jinete al diablo que la espolonea sujeto de la brida de sus cabellos, si llega a tropezar con algún obstáculo, de sus ojos abiertos le salen llamaradas de fuego. Dicen que es la mujer de un cura.

LA FIESTA DE LA ASUNCION Se cree que ese día el señor elige a los que han de morir durante el año. Algunos se esconden debajo de la cama o suben a la collcas para no ser encontrados por el señor.

LA PROVINCIA DEL SANTA Y SUS MONUMENTOS ARQUEOLOGICOS El mar al descender en su profundidad durante varios estadios de pleistoceno, permitió conectar los continentes de Asia y América, por el extremo noreste de Alaska, en el estrecho de Bering; facultando el poblamiento de América y con ello el del Perú, que debió acontecer desde hace diez a veinte mil años de antigüedad. Hombre nómadas, errantes, de formación “parasitaria” que trajinaron como cazadores y recolectores en busca de alimento y de abrigo. La presencia del hombre pre-histórico se puede demostrar con los importantes yacimientos estratificados en la cueva del Guitarrero, de la cordillera negra, en el callejón de Huaylas; los que penetraron en nuestro territorio “con una tecnología en la preparación de los artefactos de piedra muy avanzada como que incluía, por ejemplo, el trabajo a presión”. Si la caza de camélidos y cérvidos ha sido una de las características más importantes de los hombre de los Andes; ello se confirma con los “desperdicios óseos dejados por los hombres de los Andes. Los huesos de cérvidos (hippocamelus) sobre la de camélidos”, en el departamento de Junín, de 3,900 a 4,500 metros de altura. Es importante destacar que Frederick Engel, quien descubrió los restos arqueológicos de los chinos, Guaynura, las salinas, tortuga, la desembocadura del río santa; entre otras investigaciones, no ubicaron vestigios del hombre prehistórico en el valle del santa, como los encontrados en otras zonas de la Costa; pero eso no significa que los valles de Empeña y Santa, en Costa del Perú, no hayan conocido su paso, teniendo en cuenta que por su ubicación estratégica y favorables condiciones naturales, han permitido el surgimiento de asentamientos humanos, siendo camino natural entre la costa y la sierra. La segunda etapa dentro del proceso arqueológico se inicia hace unos 4,000 años, cuando éstos empiezan a cultivar la tierra para abastecer de alimentos. Ramiro Matos y Roger Ravines nos expresa “Hacia el año 5,000 A.C. entre los grupos humanos que transitaban por las costas se había operado un cambio económico importante. La pesca había reemplazado a la caza. Los grupos recolectores de lomas también alcanzaron un nuevo éxito cuando hacia el año 4,000 A.C. Empezaron en algún lugar a interferir con éxito en el proceso de plantación, germinación y explotación de las plantas silvestres”. Por los años 2,500 y 2000 A.C. se encontraban arraigados en la costa un gran número de pequeños asentamientos, que vivían generalmente de los recursos marinos y la agricultura; la capacidad del antiguo santeño le permitieron emplear los terrenos cultivables mediante ingeniosos sistemas hidráulicos, de canales y acueductos, construyó terrazas, andenes y muros de sostenimientos, que le dieron el privilegio de convertirse en el “gran centro de desarrollo de la cultura andina”. Guiándonos del modelo de asentamiento determinado, por geomorfología, realizado por el arqueólogo Mercedes Cárdena, del Instituto Riva Agüero de la Pontificia Universidad Católica del Perú, los grupos pre-cerámicos se establecieron en tres etapas: El primero, muy cerca de la orilla del mar, con el objeto de poder explotar los recursos marinos y la sal: Las salinas (chao), pejerrey (Santa), Anconcillo y playa dorada (Lacramarca), La cocinita (Quebrado de las zorras). El segundo nivel, las ubicadas en las estribaciones andinas más cerca de los valles: Pampa de Santa Elvira y Dacha Corral(Santa), Pampa de los Poncitos (Chao). El tercero, se establecieron en los valles medios a altos: El poblado de Carapongo C. (Rimac), Cóndor Cerro (Santa), estas ubicaciones escalonadas posiblemente fueron simultáneas en la orilla de la playa. El arqueólogo Donald A. Proulx, catedrático de la Universidad de Massachussets, en su segundo libro “Archaelogical investigationsin the Empeña Velley, Perú” (1973) considera 220 los centros arqueológicos en el valle de Nepeña. Max Uhle, autor de la Teoría Inmigracionista, fundador con Julio C. Tello de la arqueología científica en el Perú; postuló en sus años postreros, que la cultura Americana provenía de la milenaria Oriental y la lejana China, para asentarse en México y proyectarse al Perú, teoría que fue desarticulada con el hallazgo de la cultura Chavín, en Huantar, Huari, Ancash a partir de 1919 por Tello, y que tendría sus raíces en la Amazonía Peruana, desarrollado anteriormente que la de México, y con la que guardaban coincidencias. La teoría Autoctonista de Tello mereció el pleno respaldo de los nativos: Federico Kauffamann manifiesta “Sólo aisladamente, aunque también contradecía al maestro Tello: Para el la cultura Chavín no había bajado a la Costa, sino que esta se habría forjado primero en el litoral en el valle de Nepeña o en Cupisnique desde donde se habría irradiado a la sierra portando el “Culto Felínico”. Desde 1946 y especialmente desde 1957, se descubren etapas antiquísimas en el Perú, que se remontan a 10 mil y acaso 20 mil años, es decir muchos miles años más antiguos que Chavín ... Tello había fallecido en 1947”.

LA HISTORIA DEL 1º DE MAYO “LA HUACA – SANTA” Se dice la historia de que cada 1º de mayo, en las cumbres de los cerros en lo más cercano del caserío de la “Huaca – Santa”, se narra la escena de un ferrocarril muy grande hace su aparición; recorriendo todas las cumbres y faldas de los cerros; este es algo curioso por que esta brillando como si todo fuera de oro, se dice que sale a las 3 a.m. de la madrugada y que su campana hace un sonido muy agradable que hace que los moradores se encanten y procedan a encaminarse y subirse en él; que lo más triste es que si esta persona se sube a este ya no vuelve jamás. Nosotros creemos que esta historia tiene que ver con un antiguo ferrocarril que estuvo a su cargo los emigrantes chinos en el pasado; hay indicios de que existió un ferrocarril que ahora solo quedan ruinas; tal vez la suposición de manifestarse muy mágicamente ha llevado a creer que es real.

LA LEYENDA DE LAS PALLAS, LOS PANATAGUAS Y EL RITO DE LA FERTILIDAD LAS PALLAS Se cuenta que cuando el Inca Pachacutec, envió a su hermano a conquistar la zona de los Conchucos, los guerreros coringuinos llamados Qoriyungas le pusieron fuerte resistencia al ejército inca, una vez terminada la batalla, el general Capac Yupanqui amenazó con un severo escarmiento de la población qoriyunga; pero al ver a las hermosas jóvenes con hermosísimo atuendo de Pallas, que habían salido a su encuentro, desistió de su propósito. LOS PANATAGUAS Se cuenta que hace miles de años, los grupos humanos procedentes del norte ingresaron por la zona de la selva alta y penetraron a las regiones Huaylas y Conchucos por el actual departamento de Huanuco. Es por eso que la música pentatónica de los danzantes de toda la región conchucana tiene afinidad con al música de las tribus selváticas. Hasta ahora existe en Huanuco una referencia de la etnia india denominada Panataguas, que probablemente sean parientes muy lejanos de nuestra Danza Guerrera de los Panataguas que se ve año a año en la fiesta de junio tanto en Corongo, Aco, Cuzca y otros poblados de la actual provincia de Sihuas.

EL RITO DE LA FERTILIDAD Los danzantes de Aco y Cuzca, cuando pasaban la primera fiesta en Corongo, llamada de los Huallas, traían en una mano un chicotillo y sus mujeres bailaban y cantaban portando en brazos, a manera de bebé, una planta denominada pajra. En este simple hecho subyacía un rito ancestral al dios de la fertilidad. Sucede que la pajera tiene el poder de volver fértiles a las mujeres y animales estériles. Hasta ahora esta planta de las punas es muy apreciada por la gente por este don que la naturaleza le ha brindado.

EL HOMBRE DEL CABALLO BLANCO Cuenta la gente de “El Progreso” que antes existió un hombre que tenía un caballo blanco. Este hombre siempre pasaba por “El Progreso”, ahora es el jirón Libertad, queda en el mismo Progreso, siempre pasaba hasta por el reservorio, era conocido por la gente del lugar. Hasta que un día por la tarde, este hombre pasó por el reservorio y lo atacaron y lo mataron. Desde entonces siempre este hombre salía por las noches con su caballo blanco a pasear por todos los lugares que él recorría cuando estaba vivo.

LA RUBIA DEL CEMENTERIO Se dice que cuando llega la noche en el cementerio de Huambacho, y en las madrugadas se dice qué, sale una monumental mujer rubia totalmente desnuda con un resplandor que emana de su cuerpo. Son anécdotas o experiencias que cuentan los traileros, que siempre dicen que la ven salir del cementerio. Cierta madrugada como a las 3 de la mañana un trailero se dirigía desde Lima a Chimbote, y a la altura de dicho cementerio se le aparecio la mujer rubia desnuda, y se le puso en medio de la pista y el chofer pensó que era una mujer cualquiera y freno para evitar atropellarla, pero no le dio tiempo y le paso el trailer por encima, el trailero asustado bajo a verla pero no había nadie y regreso confundido, y más asustado a su vehículo y encontró a la rubia sentada en la cabina del vehículo, se sobo los ojos para comprobar que no eran solo visiones lo que estaba viendo y en cuanto lo hizo ella desapareció, parece que solo quería asustar al chofer o matarlo del susto. El chofer continuo su ruta muy asustado, pues nunca le había pasado algo así. Se dice que hace mucho tiempo atropellaron a una mujer con estas características, a la altura de dicho cementerio, tal vez sea por eso que se aparece y su alma para vagando en pena, y asustar algunos que le atravieses por allí.

EL AHOGADO DEL DORADO Se dice que en toda playa existe el mito de haber un ahogado, que suelen salir en las noches de luna llena, para asesinar a los pescadores que se encuentran solos por algún momento. También están en las peñas donde se pesca con cordel, y si estos están solos, se les aparece como una sombra y cuando este se descuida lo empuja al vacío y si no puede, lo que hace es matarlo destrozándole todo su cuerpo. Cierta noche cuando los pescadores habían terminado de pescar dejaron la red en un lugar separado de ellos. Uno de los pescadores se dirigió a donde estaba la red y vio una sombra sentado encima de la red, pero no era ninguno de ellos, se dice que el ahogado le tiene miedo al mar porque allí murió y no se mete, es por eso que el pescador corrió y se metió al mar para salvar su vida. Regreso y les contó a sus amigos pero no le creyeron porque no había luna llena. Pasaron unos minutos más tarde, se sentaron a comer haciendo circulo y como no había luna llena no se preocupaban por le ahogado, y solo se veían entre ellos como sombras y como eran 12 personas, la misma persona a quién se le había aparecido teniendo miedo aún decidió contar las sombras, y cuando lo hizo contó 13 contándose el mismo y le dijo a su compañero, y él lo contó y recién le creyó y grito que entre ellos estaba el ahogado que corran al mar, y todos corrieron al mar a meterse en sus aguas y la sombra se quedo solo allí, y después de un rato desapareció, los pescadores salieron y regresaron a sus casa y de seguro a contar lo que les había pasado.

EL TAXISTA QUE VIO UN ALMA Había una ves un taxista que trabajaba de noche, y una vez venía sin gente por las inmediaciones de la urbanización 21 de abril y una señora lo hizo para al taxi y le pidió una carrera al 02 de junio, y al momento de pasar por el cementerio el cual estaba ubicado frente a su casa está desapareció, el taxista al darse cuenta de lo ocurrido miro todo a su alrededor pero está sin duda desapareció, el chofer sorprendido, se fue a buscarla y como no la encontró se fue a verla a su casa, y le dijeron que está hace un año había fallecido. El taxista se regresó asustado, a continuar con sus labores, pero el taxista mencionado no pudo trabajar en toda la larga noche.

LA NOVIA QUE SE MATO POR LA INFEDELIDAD DEL NOVIO Una vez un taxista que pasaba por el cementerio y coge un taxi que le había pedido una señorita que llevaba una chompa blanca, y ella le dio una dirección para que la lleve a la chica, y al llegar a su casa el taxista voltea y no la encuentra a la chica y tocó la puerta para preguntar por ella pero su mamá le dice que su hija hacia 7 días que había muerto. Y que la chompa que había dejado allí, le había regalado su novio, que era de su esposa y que lo habían enterrado con su chompa de la esposa del novio.

LA FLOR Y LA MUERTE En chimbote, en donde hoy día está ubicado el mercado mayorista “Progreso”, anteriormente existía el Cementerio de Chimbote. La gente que vivía en prolongación Buenos Aires o en la urbanización el 21 de abril, para ir al estadio a espectar un partido de fútbol, tenían que pasar por el centro del cementerio, por donde se había aprovisionado un camino para llegar más pronto al Estadio “Manuel Gómez Arellano”. Un día un peatón al transitar por este camino provisional, se dio cuenta que habían muchos nichos destapados y los esqueletos de los difuntos estaban al aire libre, pero lo que más le llamó la atención fue que del centro del ojo de una calavera hacia una hermosa flor, este peatón se quedó observando la tan hermosa flor y se inspiró de esta manera. “Pobre flor que mal nacistes y que desgraciada fue tu suerte, que al primer paso que distes te encontraste con la muerte, el cogerte es cosa triste, el arrancarte es cosa fuerte. Pero más fuerte es el dejarte con la muerte”. Después de esto el peatón siguió su camino dejando a la hermosa “flor junto a la muerte”.

EL PASAJERO FANTASMA Era el año de 1965, cuando a Chimbote se le consideraba como primer puerto pesquero del mundo por la abundancia de pescado que había. Los colectiveros y taxistas tenían bastante movimiento. En el trayecto de Villa María a Miramar sucedieron muchas cosas sobrenaturales, una de ellas, según manifiestan varios lechuceros o taxistas que trabajan sólo en las noches que en el tramo de Villa María al cruce del 27 de octubre llamado “Los pantanos de Villa María”. Siempre se aparecía una señorita muy hermosa que les pedía que le hagan una carrera; la señorita subía al carro, el taxista a la altura del Trapecio o por la Florida. Miraba por el espejo retrovisor hacia el asiento de atrás para preguntar a donde quería que la lleve, y su mayor sorpresa era que la señorita ya no estaba dentro del carro, “el pasajero fantasma” había regresado misteriosamente a los pantanos de Villa María a buscar otro taxi.

LOS 2 AMARUS Y LA APARICION DE LOS HOMBRES Antes, todos estos valles estaban cubiertos por las aguas, el mantaro era un inmenso lago. Nuestra tierra era pura agua. Allí estaba Wanka, en esa antigua época vivía con Wanka el espantoso Amaru: cuerpo de sapo, cabeza de huanaco, unas alitas, una cola como una serpiente, había emblanquecido por los años. Cierta vez, el gran Arco Iris decidió crear otro Amaru para que acompañara al viejo, era más pequeño, de piel dura y oscura. Ambos querían ser el único señor y dueño del inmenso lago. Aunque la Wanka era generosa, no podía albergar, a los dos Amaru. Por eso se disputaron largamente: con fuerza y odio, agitaban las aguas, que se levantaban en remolinos hacia el cielo. Tiksi, que dice que todo lo mira, se perturbó con ese problema. Desató una granizada y un enorme rayo mató a los 2 enemigos. Cayeron heridos de muerte sobre el lago, las aguas se desbordaron hacia la tierra de los ancashinos y así se forma esa riquísimo valle. De los restos de esas aguas queda el lago de Ñawipukio y se descubrió los restos de Aywaturu en Marcatuna.

DE LA LAGUNA DE COJUP El 13 de diciembre del año 1941 ocurrió en Huaraz, capital del departamento de Ancash, uno de los más grandes desastres que hasta la fecha hayan ocurrido. Ese día inolvidable, a las 5 de la mañana, cuenta un indígena que cuando él estaba pastando sus animales en la ladera de los cerros, a pocos metros de la laguna, sintió un terrible ruido, y era como si tirasen grandes piedras de una altura considerable Este indígena volvió la cabeza hacia el sitio donde se producía el ruido ensordecedor y vio que de la laguna salía un gringo de pelo rojo y con un machete en la mano; el gringo se puso a bailar alrededor de la laguna, echando piedras de regular tamaño y estuvo como 2 horas arrojando piedras a la laguna; y cuando ya faltaba pocos minutos para que ocurriese la tragedia, este gringo se metió en la laguna y en ese momento rebalsó el agua, desbordándose y arrasando todo lo que a su paso encontraba. Junto con el agua salió el gringo, montado sobre un caballo negro, y a todo galope iba llevando la delantera a la corriente de agua; con el machete que llevaba en la mano talaba los árboles y troncos que hallaba a su paso. Cuenta el indígena que al ver que la laguna se salía, él echo a correr a su choza que se encontraba cerca; sin tener tiempo de salvar a sus animales, sacó a su mujer y a sus hijos. Estos vieron que el agua se había llevado su choza y sus animales, y que iba con todo furor hacia la ciudad; pero en el mismo momento que el agua iba a cubrir la población, apareció un niño vestido de blanco, quien hizo un movimiento alargando el brazo, y de esa manera el agua sólo alcanzó las urbanizaciones nuevas de Huaraz y no la parte antigua. Dice la gente que ese niño fue Dios, que por salvar su iglesia, desvió el cauce hacia otro lado, produciendo una horrible mortandad y dejando a personas sin hogar y a niños sin padres. Un cura cuenta que ha encontrado un manuscrito en el que se afirma que hace 200 años se produjo otro suceso igual.


DOÑA ESTEFA Hace mucho tiempo en aquel entonces Hacienda Vinzos, provincia del Santa, departamento de Ancash, vivía una señora llamada Estefa, mujer bondadosa, temerosa de Dios, enfermó gravemente de fiebre, como la fiebre era tan alta y delicada, en medio de la fiebre escuchó una voz que le decía ¡Levántate y báñate en la acequia llamada la Tranca!, y doña Estefa obedeció a la voz y se baño en la acequia, pero eso fue fatal ya que doña Estefa falleció y cuando el pueblo la estaba velando, doña Estefa se comenzó a mover en el cajón y eso incomodó a las personas que estaban en el velatorio, lo más trágico fue cuando se levantó del cajón y se dio un espectáculo espeluznante, unos huían despavorecidos, y otros se le acercaron, preguntándole lo sucedido y ella comenzó a relatar con lujo de detalle, lo que había pasado en la otra vida, contó que vio dos caminos uno lleno de espinas y otro lleno de flores, doña Estefa caminaba por el camino cubierto de espinas, el cual conducía hacia el cielo. En ese lugar estaba rodeado de perros bravos, el cual le impedía el paso, ella se defendía con un cordón que portaba en la cintura, se cuenta que cuando las espinas herían sus pies, su perro Campoy lamía sus pies sacándoles las espinas e allí hasta hoy quedó la tradición de poner sus sandalias hechas de cartón, y su cinturón para que puedan defenderse en la otra vida.

EL FANTASMA DEL RIO SANTA En el pueblo de Huallanca, Chuquillan, Casa Blanca a orillas del río Santa, vivía un agricultor cuya cosecha le iba muy bien, y a raiz de eso se volvió rico y ambicioso, no prestaba ayuda a sus paisanos y tratando a sus peones como esclavos. Un día, sus cosechas se arruinaron, quedándose en la miseria, luego se dedicó a buscar oro en el orilla del río Santa, día y noche, los moradores se asombraron que inclusive salía de madrugada, y en una de esas madrugadas salió del río un alma libre, la cual era el guardián del río Santa, en donde se decía que a media noche este guardián no quería que nadie se acercara al rio, menos a sacar oro, y si alguien desobedecía, esta alama libre lo cautivaba en el fondo del rio para que lo acompañara.

LA HIGUERA DE PIZARRO Entre muchos mitos reinantes en Lima el sentido en torno a una Higuera dispuestamente sembrada por el gobernador del Perú, don Francisco Pizarro, en los jardines de su residencia, hoy palacio de gobierno. La mentalidad colonista que impera en tantos círculos capitalinos llevó a endiosar dicha higuera. Aún más fue la joya del palacio de gobierno hasta de Saihuite, extraordinaria muestra de la creatividad al antiguo pueblo peruano. Los mas terrible es que veneración por la higuera del palacio prospero resulta una de las fábulas á circulan profundamente sobre los conquistadores, no figura en ninguna crónica, el fraude es nuevo; había reparado Paúl Porras rechaza la leyenda “La planta de morros”. EL FEROZ ESPANTO TEMORIFICO Hace mas de cuatro meses al pie del dos de mayo acude llamar alli, las huellas de un personaje temeroso que constituye una de las tantas enfermedades olvidadas en ella lucieron con tal brillo el arroyo de aullidos de imágenes invisibles como por ejemplo: aparece tomando la figura de un hombre alto y oscuro con unos ojos brilloso, se dice que una noche apareció el mismo humano y como animal; o sea mitad hombre y mitad caballo recordar pugnas entre los habitantes, refirieron este encuentro diabólico también una batalla muy sangrienta en los pobladores que todavía andaban aunque este personaje andaba todavía entre los arbustos, es también la breve descripción de sus fechorías, finalmente nos proporciona un dato temorable que aparecen en todas las informaciones.

LA PESCA DE SAN PEDRITO Tradicionalmente Chimbote se identifica por la imagen venerada “San Pedrito”, que significa respeto sagrado para una gran multitud de Chimbote, suele suceder que en el mes de junio siempre se pasea en chalana a la imagen por ser su mes identificado con Chimbote sacar de la iglesia “San Pedro” a la imagen para pasearla por el muelle y luego ponerla en la chalana y suele decirse una vez que ha ingresado al mar, el patrón idolatrado extiende su red y se logra pescar o atrapar un pescado en señal que en este tiempo va a ver abundancia de peces que significa sinónimo de buena economía, para Chimbote. Pero si el santo no atrapa peces, eso quiere decir de que por un buen largo tiempo va a haber escasez de pescados y la economía en Chimbote va a degradar que quiere decir “situación económica descendente para la población” y también escasez de trabajo para las personas.

LA PRINCESA ACA FALA Dueña y señora de Túcume descendiente de los primitivos soberanos de las tierras Yungas, mujer de especial belleza y de elevadas prendas morales, había en ella todos los atributos de la simpatía y todos los reclamos de la hermosura. Su porte esbelto, su aire distinguido, su aspecto señorial y su bondad innata, le captaba la culminación y el respeto de todos sus súbditos. Solo tenía un defecto: la vanidad de su hermosura, lo que probó haber desdeñado los amores de Fanginzan, bravo cacique lambayecano, y los de pararendo, rico dueño de Motupe quienes los pretendieron para matrimonio. Había ella rechazado estas y otras pretensiones a tal extremo que se puede asegurar que todos los hombres, entre los principales de la Comarca que habían experimentado la misma decepción. Ima, que la bella se amaba así misma se sentía igual a la luna por su belleza y semejante a Venus por su hermosura, este pensamiento que fue conflictivo llego a los oídos de los sacerdotes los cuales ejercían la más absoluta dictadura, no solo intervenían en las cuestiones meramente rituales sino que lo hacía en forma decisiva en los asuntos más triviales. Aca Fala rechazó el mandato porque no quería llevar una vida difícil y triste al lado de quien no amara, fuera de ella misma no había nadie por esto en cierto amanecer mirando la luna deslumbrante y con la cabeza colocada en dirección de la ritulante Venus, la princesa se envenenó con “dotura”. Su vida como princesa y como mujer se había terminado, pero los astros dioses celestes y árbitros omnipotentes ordenaron el castigo por su desobediencia convirtiéndole en estrella de mar, sin luz, sin hermosura y sin belleza por haber pretendido igualarse a las estrellas del cielo. Así la princesa Aca Fala fue la última de las princesas de la vanidad en las Costas Yungas.

EL PECADOR AFORTUNADO Acontece de que un pescador chimbotano trabaja con sus amigos de tripulante en un lancha de 350 toneladas, luego nos cuenta que caminaba de lugar en lugar prescindiendo de su pobreza, luego el dinero que ganaba éste lo ahorraba, llegó a obtener buenos ahorros. Es decir en la actualidad es dueño de una lancha inmensa, de una aeronave y hasta de un crucero. El nos narra que en su trabajo, en diversos sitios que hacía ganaba buen dinero, pero mientras que otros lo derrochaban en tragos, mujeres, prostitutas y otras cosas, este se encerraba en su habitación y pensaba en el futuro de él y de sus hijos. Es decir ahora vive feliz y disfruta de las mejores comodidades. El pescador beneficioso está dotado de buenos lujos, buenas comodidades y ahora disfruta de las mejores bebidas internacionales. Ahora bien por él que goza de las mejores comodidades y es reconocido a nivel mundial por todos. Alcanzó su sueño y lo logró, eso nos quiere decir que a todo o para todo hay solución en el mundo cuando quiere obtener lo que se propone.

EL CURA SIN CABEZA Esto ocurrió aproximadamente en el año 1948 en Tabón, que comprende el distrito de Comandante Noel en Casma. Era como las siete de la noche que Marcelino (niño de trece años), se dispuso ir a comprar pan en la bodega de don Leandro, esto quedaba lejos de su casa y el niño tuvo que ir a la fuerza. Se dirigió por el camino de siempre, lleno de árboles, pero lo que llamaba su atención era un gigantesco y viejo sauce. Marcelino llegó y compro panes y plátanos y se puso a conversar con don Leandro, luego se dio cuenta que sus padres le estarían esperando. Don Leandro, en son de broma, le dijo que vaya con cuidado porque podría encontrarse con el cura sin cabeza en el camino, cuando se encontraba por el lugar donde estaba ubicado el gigantesco sauce, sintió como si cayera desde la copa del árbol algo muy pesado porque viene desgajando ramas y callo al costado del sauce, miro lo que había caído y quedo muy sorprendido y asustado, porque vio un hombre alto, grueso y vestido con una sotana negra, pero lo más terrorífico de este personaje era que no tenía cabeza. Marcelino muy asustado soltó la bolsa del pan y los plátanos y salió corriendo hasta su casa sin parar. Al llegar a su casa, narró lo sucedido a sus padres quienes decidieron regresar junto a Marcelino al lugar del echo, llegaron y no encontraron nada, solo hallaron la bolsa del pan y los plátanos tirados en el suelo. Algunas personas dicen que en ese viejo sauce hace muchísimo tiempo ahorcaron a un sacerdote corrupto y luego le cortaron la cabeza.

LA VIUDA NEGRA Sider Perú la primera empresa siderúrgica del Perú, donde se convierte la chatarra en acero líquido y después y a través de sus plantas se diversifican el acero líquido y se convierten en planchas, varillas de construcción y barra de molino. Dentro del complejo siderúrgico también existe el misterio o la leyenda, una de ellas se refiere a un trabajador con más de veinte y tres años de servicio en la planta de no planos, que por los años 73 – 74. En las noches aparecía una señora vestida de negro y caminaba fuera de la planta en la pista y desaparecía, por un bosquecillo al costado de los servicios higiénicos y vestuarios. Todo el personal que laboraba en esta planta le habían cogido terror a este personaje que le bautizaron con el nombre de “La Viuda Negra”. Después de la media noche nadie se atrevía a salir fuera de la planta ni siquiera a realizar sus necesidades más elementales, el cual lo hacían antes de la media noche. Muchos trabajadores que se atrevían a salir después de la media noche sufrían las consecuencias porque los encontraban convulsionando y vomitando espuma por la boca dejándolos medios locos, hasta la fecha se a comprobado que aún se sigue repitiendo el caso.

 CUENTO MENTIROSO En Piscobamba, por los primeros años de nuestro siglo, hubo un cura que se hizo estimar por toda la feligresía. Sus sermones sobre la práctica de la humildad y la modestia, eran constantes. En su casa aviase empleado una vez un joven, quien por su labiriosidad e intrepidez se ganó todo el apreció y confianza de su Ilustrísima, además era obediente sumiso, inteligente y por sobre todo tenía la virtud de relatar cuentos con nutritivos temas imaginativos, que impactaron profundamente al sacerdote. Todas las noches, antes de dormir tenía que contarle aventuras en la recámara ya común para los dos. Con este ritmo había transcurrido mucho tiempo, hasta que al mozuelo se le agotó su repertorio y no hubo mas que contar. Se que vas a seguir contándome, aunque sea mentiras, le dijo insinuante el cura. Costo mucho en su pensamiento para acumular nuevos argumentos al relator. De todos modos hilvanó otras versiones con que entretener al curioso padre. Padre - le dijo el criado en una ocasión – ya son varias noches que veo allá en el cerro arder fuego de color azul, que se levanta en el aire y luego se desvanece. Lo curioso es que no emana humo. Si no me equivoco Padre, allí esta ardiendo el tesoro del que tanto hablan.  

5 comentarios:

  1. Por favor, actualiza el link. No se puede entrar.

    ResponderEliminar
  2. ActuaLiiiza el Perfiil AmiO!!

    ResponderEliminar
  3. Hola, tienes mas detalles de lo sucedido en marzo de 1966 sobre el caso de la señora que dio veneno a sus hijos y que estan enterrados en el cementerio divino maestro?

    ResponderEliminar